propuesta alimentaria para año nuevo1

Comenzamos un nuevo año y como siempre nos planteamos retos y objetivos a cumplir. Muchos de ellos los repetimos año tras año, comer mejor, perder peso, dejar las bebidas calóricas, hacer ejercicio… ¿qué ha pasado para no cumplirlos? Cada caso es diferente, pero a menudo lo que ocurre es que no somos nada realistas, y los objetivos son realmente imposibles de cumplir. Son planteamientos de revista de moda, pensados para otras personas muy diferentes a nosotros.

Hoy os traigo una propuesta alimentaria para año nuevo sencilla dentro de mi tema: incluir legumbres un par de veces en vuestros platos semanales. Dos veces, para empezar, no está nada mal. Además resulta que las legumbres por la cantidad de fibra que tienen son saciantes y si las cocinamos de forma adecuada no hay motivo para resultar platos excesivamente calóricos. No es necesario poner embutidos y tocino para que estén buenas.

¿Por qué introducir legumbres en nuestro menú?

Pues por ser alimentos de origen vegetal (tomamos demasiados alimentos de origen animal). Son ricas en hidratos de carbono complejos, de absorción lenta. Contienen proteínas vegetales que podemos complementar con las proteínas que están en alimentos como los cereales (pan, arroz, pasta) o patata. Alguna (como la soja) presenta grasas insaturadas (saludables), y por supuesto también poseen vitaminas, minerales y fibra.

Nosotros necesitamos que las proteínas (básicas para construir tejidos, defensas, reparar lesiones etc.) posean aminoácidos esenciales en la cantidad justa. Esto es fácil de lograr en las proteínas de origen animal, con lo cual las aprovechamos muy convenientemente, pero tienen una pega, que en los alimentos de origen animal encontramos también grasas saturadas en una cantidad destacable. En las legumbres encontramos ácidos grasos insaturados muy positivas, pero no tenemos todos los aminoácidos esenciales que precisamos para nuestro metabolismo.

propuesta alimentaria para año nuevo con Villeroy & boch1

¿Cómo solucionar esto?

Sencillo, como han hecho nuestras madres y abuelas, principales transmisoras orales de la cultura culinaria. Ellas no lo sabían pero estaban jugando con la “complementariedad proteica”, logrando en un mismo plato todos los aminoácidos esenciales sin carencia paro nosotros. Así nos preparaban lentejas con arroz, lentejas estofadas, potajes de garbanzos con espinacas y huevo, pucheros de garbanzos con fideos, habas con jamón… todos ellos con verduritas pueden ser estupendos platos únicos.

Usemos las legumbres con las verduras que nos apetezcan, aceite de oliva con moderación y mezclémoslas con arroz, patatas, pasta o un trozo de pan, por ejemplo.

¿Cómo prepararlos?

Pues en platos de cucharas, en ensaladas, en forma de germinados, en forma de pasta tipo hummus…

¿Cuáles?

Pues las que nos gusten. Tenemos para elegir lentejas, alubias, garbanzos, soja, guisantes, habas y también altramuces. Hay infinidad de variedades incluso en el mismo país.

Como recomendación final, tras el plato de legumbres tomad de postre una fruta con vitamina C como naranjas, mandarinas, kiwi, fresas… así le sacaremos el máximo rendimiento al hierro que poseen.

Feliz año 2015. Os deseo mucha salud para vosotros y vuestras familias. Recordad, la alimentación es un camino hacia la salud.

ANA NUTRICIONISTAFacebook | Twitter |  Instagram

Introduciendo tu e-mail aceptas la Política de privacidad de Villeroy&BochES

Te esperamos en nuestras redes sociales

Compartir