Meriendas infantiles con fruta1

Incluir frutas enteras en las meriendas infantiles es garantía de calidad nutricional para nuestros hijos. La planificación de las meriendas debe incluir alimentos que aporten salud sin olvidar aspectos como las temperaturas estivales, las actividades al aire libre o la estacionalidad de las frutas.

Ya tenemos aquí el calor, las vacaciones, la piscina, la playa, los juegos y todos esos recuerdos que nos transportan, al menos a mí, a los veranos de mi infancia. Tenemos la inmensa suerte de disponer de frutas de temporada estupendas, a buen precio, todo el año. En el post de hoy os hablaré de los motivos para incluir frutas en las meriendas infantiles, con sus diferentes aromas, por su dulzor y su frescor.

Consumir frutas nos ayuda a mantener la salud. Son ricas en agua, fibra, vitaminas, minerales, antioxidantes, tienen pocas calorías en líneas generales, son sabrosas y nos hidratan en los días de calor. Muchas son las evidencias que nos llevan a los profesionales a recomendar a los padres, madres, abuelos, el incluirlas como postres en almuerzos y cenas, también como colaciones a lo largo del día. Las meriendas con frutas enteras son regalos para la salud.

Meriendas infantiles con fruta2

En verano salimos más, hay más horas de luz y pasamos mucho tiempo con nuestros hijos en la playa, en el parque, hacemos excursiones… Cuando planificamos el menú debemos incluir alimentos que les refresquen y les ayuden a mantener su salud. En estos meses, cuando vamos al mercado nos encontramos sandía, melón, melocotones, ciruelas, cerezas, higos, albaricoques, peras… Tanta diversidad de temporada da gusto, además a buenos precios.

Las frutas enteras en las meriendas infantiles, en los cumpleaños, reuniones y fiestas estivales que les preparamos, aportan ese punto de salud que las destacan y diferencia como alimentos frente a otras opciones directamente malsanas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda, tanto en adultos como en niños, no consumir más de un 10% de las calorías diarias procedente de azúcares libres, incluso manifiesta que si se reduce a un 5% logramos beneficios para la salud. La OMS diferencia claramente entre:

  1. Los azúcares libres: monosacáridos ( glucosa o fructosa por ejemplo) y disacáridos (sacarosa, el azúcar de mesa), añadidos a los alimentos por los fabricantes, cocineros o los propios consumidores, y también los azúcares presentes de forma natural en la miel, los jarabes, los jugos de fruta y los concentrados de jugo de fruta.
  2. Los azúcares intrínsecos: son los que están en las frutas y las verduras enteras frescas. Se sabe que el consumo de azúcares intrínsecos no tiene efectos adversos para la salud, de modo que las recomendaciones de las directrices de la OMS no se aplican al consumo de las frutas y las verduras.

Meriendas infantiles con fruta3

Llegados a este punto reforzamos los motivos por los que las frutas han de estar presente siempre en nuestra dieta y la de nuestros niños, y son una opción estupenda siempre y también en verano.

¿Qué puedes hacer para que tus hijos coman fruta?

Esta es una de las preguntas más frecuentes en la consulta de alimentación infantil. Pues bien, os voy a dar algunos consejos, que siempre habrá que personalizar en la consulta según el caso concreto de la familia con la que trabajamos.

Meriendas infantiles con fruta4

  1. Come fruta delante de ellos, de forma natural y cotidiana.
  2. No te dediques a hacer una disertación a tus niños sobre las maravillosas propiedades de la fruta y tampoco a alarmarlos sobre los desastres sobre la salud en caso de no consumirla.
  3. Compra fruta de temporada, llévala a casa y colócala en lugares a su alcance.
  4. Implícalos en la compra de la fruta, es más, en muchos de nuestros pueblos se celebran desde “el día del níspero” a “el día de la cereza”. Ve con ellos y disfruta pues la alimentación también es cultura, tradición y fiesta (la fruta lo merece y nosotros también).
  5. Comparte tiempos de consumo de frutas con ellos. Siempre que puedas siéntate con ellos a comer, también fruta.
  6. Jamás uses el castigo cuando no la coman, ni el premio cuando la coman. Te contaría mucho sobre este punto…
  7. Respeta sus gustos y su apetito, no lo presiones ni lo obligues.

Recuerda que puedes llevar siempre en el bolso una pieza de fruta o un tupper con fruta fresca cortada para cuando “apriete” el hambre en la piscina o en la playa. Además hay unos cortadores de fruta con formas muy divertidas que les encanta usar a los niños de modo que lo difícil será que dejen de preparar fruta. ¿Y recuerdas este post en el que ya te dimo frutas divertidas para niños?. Ellos son los reyes de la imaginación así que ¿por qué no dejarles disfrutar preparándola, tocándola, comprándola y comiéndola?

ANA NUTRICIONISTAFacebook | Twitter |  Instagram

Introduciendo tu e-mail aceptas la Política de privacidad de Villeroy&BochES

Te esperamos en nuestras redes sociales

Compartir