Consejos para planificar el menú

Llegamos en septiembre con muchas ganas de cuidarnos y para ello vamos a poner en marcha estrategias sencillas como la de planificar el menú semanal y hacer la lista de la compra. Además de cuidar nuestra salud, cuida nuestro bolsillo, posibilita la sostenibilidad y ahorra tiempo.

Planificar el menú semanal

Planificar el menú semanal nos ayuda a cuidarnos, permite ahorrar tiempo, dinero, y disminuye residuos. Además nos permite crear platos más sanos y equilibrados. Siempre es buen momento para comenzar a cuidarnos y hacer una lista de propósitos que nos ayuden a lograrlo, en ella vamos a incluir nuestra recomendación del mes de septiembre: “planificar el menú semanal y hacer la lista de la compra”. Así vamos a evitar la improvisación y el comprar alimentos superfluos que nos aportan de todo, menos salud.

Consejos para planificar el menú3

Hay una recomendación que damos en consulta los dietistas-nutricionistas “vuelve a los fogones a preparar los platos de toda la vida”. Nos referimos a la cocina de temporada, a comprar en mercados de abasto cercanos a nuestra casa, a volver a esas legumbres con verduras, y sus variantes frescas para la temporada de verano, por ejemplo.

Antes, en las familias se planificaba el menú para la semana, pero de un tiempo para acá vivimos muy rápido, los trabajos nos quedan lejos de casa, terminamos tarde y agotados, los niños comen en el comedor escolar… Pues vamos a añadir algunos consejos a considerar para planificar un menú completo para tu casa.

Consejos para planificar el menú1

CONSEJOS PARA PLANIFICAR EL MENÚ SEMANAL

  1. Haz un listado de platos que gusten a tu familia, respetando sus gustos y desde pequeñitos guiándolos hacia buenos alimentos y ofreciéndoselos.
  2. Procura agrupar, en ese listado, los platos según el ingrediente principal, por ejemplo: platos con legumbres, con pescado, con carne, con pasta…
  3. Esfuérzate por hacer un listado extenso de platos con hortalizas y verduras, frescas en ensaladas, asadas, al vapor. Las de temporada serán mucho más económicas, sabrosas y si son de la zona donde vives ayudarás a la economía local.
  4.  Los postres con frutas de temporada son maravillosos, no creas que “te engordan o adelgazan” según el momento del día en que la consumas. Piensa que además las frutas las puedes tomar en ensaladas, en la merienda, desayuno etc. y aprovecha las frutas de temporada, como el melón y la sandía en verano por ejemplo….
  5. Una vez tengas tu planificación de menú semanal, haz la lista de ingredientes para elaborarlo el día que tengas pensado. De esta forma evitamos improvisar.
  6. Calcula la cantidad de comida que preparas según el número de comensales, puede ser una cantidad mayor si tu intención es congelar. Recuerda que si en el plato ponemos una cantidad prudencial de alimento, no tendremos sobras, no tiraremos restos y tampoco comeremos más de lo que necesitamos. El dicho “hay que comer todo lo que se pone en el plato” ha hecho mucho daño en forma de sobrepeso y de obesidad pues, a veces, las cantidades que se sirven de comida son tremendamente grandes y nuestro cuerpo, realmente, no necesita tantos nutrientes de modo que los guarda en forma de reserva grasa.
  7. Varía lo que pones en almuerzos y cenas, si has comido huevo, no cenes lo mismo, cámbialo por ejemplo por pescado o carne.
  8. Alterna las preparaciones culinarias: platos preparados al horno, al vapor, salteados, guisos con caldos, plancha…
  9. Disfruta con la familia en el mercado, aprende de verduras, del pescado de cada temporada, de los olores y la cultura de tu tierra, de las fiestas locales relacionadas con los alimentos y los platos típicos.
  10. Comparte momentos con la familia preparando los platos que juntos vais a disfrutar. Acercar a tus hijos a los alimentos es la mejor forma para que se interesen en ellos y quieran probarlos. Te aseguro que por mucho que te empeñes en explicarles las propiedades nutricionales del melocotón, el mensaje no le va a llegar tan fácilmente como si te ve comértelo mientras colocas la compra que acabáis de hacer juntos en el mercado.

Consejos para planificar el menú2

ALIMENTOS MÁS BARATOS Y MENOS SOBRAS

En la actualidad las recomendaciones alimentarias dadas por asociaciones y sociedades científicas del campo de la Dietética y Nutrición, se centran en disminuir la cantidad de las raciones y la frecuencia de consumo de ciertos alimentos que resultan ser más caros y en aumentar la de otros, que justamente son más baratos. Traduciendo esto al plato, necesitamos raciones mayores y más frecuentes de alimentos que son baratos como frutas, verduras o legumbres y menos raciones, más pequeñas, de pescado o carnes que son más caros.

Consejos para planificar el menú4

¿Qué te parecen estas recetas que ya os hemos ido trayendo al blog? Cuscús con  verduras,  lasaña fresca de verduras con piñones o unas deliciosas ensaladas?

Si compramos según nuestras necesidades nutricionales, cuidamos nuestra salud, pero también la del planeta pues evitamos envoltorios, envases, latas, bolsas… que terminan contaminando.

Algo importante es el “reciclaje de sobras”, todas esas recetas de nuestras madres y abuelas como las bolitas de ropa vieja que ya os enseñamos,  en las que se aprovechan los “avíos” de los platos para dar otras texturas, otros sabores diferentes y apetecibles. Está claro que no tenemos que preparar comida para un regimiento si somos solo cuatro en casa y también está claro que no tenemos que ponernos platos llenísimos ¿verdad?, pues debemos tener igual de claro que hay personas que pasan hambre y, si podemos, debemos compartir con ellos, pero jamás tirar la comida.

Consejos para planificar el menú5

 

¡Y comparte y disfruta de la comida!

ANA NUTRICIONISTAFacebook | Twitter |  Instagram

Introduciendo tu e-mail aceptas la Política de privacidad de Villeroy&BochES

Te esperamos en nuestras redes sociales

Compartir