Brunch ideas para hacer en casa

Salir a tomar el brunch un domingo por la mañana es, sin duda, un plan estupendo, pero prepararlo en casa y disfrutarlo sin prisas en compañía de la familia o los amigos, tampoco es mal plan, ¿no os parece?

Si el mes pasado hicimos un poco de historia y os contamos cuál era el verdadero origen de esta buena costumbre gastronómica y de la palabra que le da nombre, hoy os proponemos algunos consejos e ideas para que podáis montar un brunch estupendo en vuestra propia casa.

01_brunch_en_casa_VB_Osterbrunch2016_variado_900px
¿Cuándo lo hacemos?

Por supuesto, lo podéis hacer el día que queráis, pero dado que prepararlo lleva su tiempo, y la idea es tomarlo relajado, el brunch es perfecto para el fin de semana, sobre todo para el domingo. Respecto a la hora, se supone que el brunch se toma entre las once de la mañana y la una de la tarde, pero yo me atrevo a deciros, que se puede alargar hasta las do o incluso las tres, al fin y al cabo, lo que queremos es disfrutar de la comida, la compañía y la tranquilidad, ¿no?

¿Dónde lo servimos?

Alrededor de una mesa, ¿dónde si no? El brunch es un almuerzo relajado, así que vestiremos la mesa de forma acorde a ese ambiente de relax y disfrute. Utilizaremos una vajilla alegre y desenfadada, mezclando piezas de desayuno, como tazas o hueveras, con piezas de la comida, como los platos llanos o las ensaladeras. En la cristalería, mezclaremos vasos y copas, dada la variedad de bebidas que vamos a incluir.

Además de ésta, dispondremos otra mesa auxiliar, donde serviremos la mayoría de nuestro menú en forma de bufé, de tal manera que cada uno pueda ir sirviéndose lo que quiera en cada momento y tomándolo sentado alrededor de la mesa o de pie, como si fuera un cóctel, junto a esta segunda mesa auxiliar.

02_brunch_en_casa_VB_Osterbrunch2016_piezas_900px

¿Qué servimos?

Pues… un poco de todo, ese es el secreto del brunch. Ya os lo decíamos en el anterior post, platos dulces, salados, zumos, smoothies, cafés, tés e, incluso, cócteles. Todo cabe en esta mesa, aunque yo os sugiero que no os olvidéis de estos básicos:

Fruta: piezas de fruta fresca, o una macedonia, o brochetas, o como acompañamiento en algún plato como las ensaladas, y claro, está, también en forma de mermelada.

Pan: blanco, integral, con semillas, con pasas, con frutos secos, de molde, de barra… imprescindible que haya pan, y que lo haya de diversos tipos. Podéis comprarlo o, mejor aún, prepararlo [email protected] [email protected] de víspera con recetas como ésta de pan integral con nueces que nos enseñó a hacer Maribel.

03_brunch_en_casa_VB_Osterbrunch2016_pan_900px

Embutidos, ahumados y quesos variados: no pueden faltar un poco de jamón, un poco de salmón ahumado, un poco – o mucho – de queso,… se puede servir directamente y que cada uno se ponga la cantidad que desee, o se pueden preparar pequeños sandwiches o bocadillos para que los invitados no tengan que trabajar mucho 😉

Lácteos: aparte del queso, y de la leche para quienes la tomen con el café o como bebida, en un brunch siempre hay que servir algún yogur de tipo bio o griego que luego los comensales podrán mezclar con las frutas y mermeladas.

04_brunch_en_casa_VB_Osterbrunch2016_queso_embutidos_900px

Huevos: los clásicos son los huevos Benedictine, que tienen su aquel pero podéis echarle un vistazo a la receta de Ana vega “Biscayenne” en El Comidista de El País e intentarlo. Si no, yo os propongo hacer algún tipo de receta de huevo relleno – seguro que [email protected] tenéis alguna receta de huevos rellenos de la abuela guardada por ahí – y así de nuevo, podéis dejarlo preparado de víspera y no tenéis que trabajar ese día. Otra opción, es hacer huevos revueltos.

Ensaladas: verdes, de pasta, de arroz,… del tipo que queráis y con los ingredientes que más os gusten. Yo como sugerencia, os diría que integréis en alguna de ellas frutas, como os decía antes, y frutos secos, porque esa mezcla de sabores es ideal para el brunch.

05_brunch_en_casa_VB_Osterbrunch2016_huevos_900px

Dulce: aquí vale casi todo y digo casi porque un brunch que se precie, debe tener dulces artesanos o, mucho mejor, hechos por [email protected] Yo os propongo tres recetas que hemos visto aquí en 1748 déjate seducir que creo que pueden ser perfectas para un brunch: la crostata de mermelada de arándanos de Anabel, el bizcocho de zanahoria y moras al microondas de Maribel, y la receta del bizcocho de almendras, una especie de súper brioche que no os podéis perder.

Bebidas: aquí, de nuevo, el límite lo ponéis [email protected] Los fundamentales son el agua, los zumos de fruta, el café, el té y las infusiones, pero también smoothiesaquí os contamos las recetas de cinco clases diferentes -, cócteles – ¿recordáis nuestros cócteles de verano? -, y, si la hora y la ocasión lo permiten, no está de más añadir un poquito de cava.

06_brunch_en_casa_VB_Osterbrunch2016_ensaladas_zumos_dulces_900px
Con estos pequeños consejos y organizándoos bien para no tener que cocinar apenas esa mañana, vuestro brunch resultará perfecto y disfrutaréis de la velada tanto [email protected] si sois los anfitriones, como vuestros invitados. Además, ya veis que, con tanta variedad gastronómica, es casi imposible que alguien no encuentre algo que le guste para comer, y el brunch sirve tanto para los mayores como para los más pequeños.

¿Os vais a resistir a preparar un bruch?
Con la Semana Santa a la vuelta de la esquina, ¿puede ser un buen momento para empezar, no?

¡¡Feliz martes!!

monicaFacebook | Twitter | Instagram | Google + | Pinterest 

Introduciendo tu e-mail aceptas la Política de privacidad de Villeroy&BochES

Te esperamos en nuestras redes sociales

Compartir
Monica