El desayuno es la primera comida del día. Los alimentos consumidos pueden ser muy diversos, fruto de multitud de factores lo que nos lleva a reflexionar sobre lo entendemos cada uno por desayuno saludable. Los gustos personales, las costumbres del lugar donde vivimos o la disponibilidad de alimentos marcan nuestros hábitos en el desayuno.

Encontramos recomendaciones de desayuno saludable para grupos de población con necesidades específicas, en situaciones de riesgo o mayor vulnerabilidad como los niños/as. Pero estas pautas no marcan menús cerrados en el que solo tienen cabida tres o cuatro tipos de alimentos. Para considerar que el desayuno es saludable se deben incluir buenos alimentos, que proporcionen energía, nutrientes saludables y que, unidos a lo aportado el resto del día, contribuyan a cuidar la salud y a evitar enfermedades no trasmisibles.

Si pensamos en distintas culturas podemos entender su influencia en las costumbres de consumir desayunos diferentes. Pero no siempre es la cultura la que determina el tipo de desayuno, a veces son las modas marcadas por un grupo de población e incluso determinados fines comerciales quienes lo determinan.

¿Engorda no desayunar?

En el Consenso FESNAD-SEEDO sobre “Recomendaciones nutricionales basadas en la evidencia para la prevención y el tratamiento del sobrepeso y la obesidad en adultos”, se revisan numerosos estudios que abordan este tema. Los resultados en relación al aumento de peso no son concluyentes. Lo que sí se relaciona es una alimentación suficiente y saludable, en niños y niñas, con el mejor rendimiento escolar en ciertas áreas del conocimiento y en el comportamiento.

El desayuno es una de las comidas que hacemos en el día, no la única. Debemos estudiar la dieta en su conjunto junto a otros hábitos de vida o vectores influyentes en el control de un peso saludable y de la salud en general.

¿Es obligatorio desayunar?

Lo primero que me planteo ante esta pregunta es el motivo que hace que una persona no desayune. Debemos indagar en las circunstancias personales y la causa de tal decisión. Nos encontramos con múltiples motivos, van desde el sueño o las prisas, al malestar por ingerir alimentos recién despertados, pasando por duras realidades como la carestía.

Cada persona tiene sus propios motivos para sus elecciones alimentarias. Mi opinión en este tema es respetar decisiones y educar nutricionalmente como dietista-nutricionista en hábitos saludables. Hay que hacer un estudio personalizado de la situación fisiológica y de salud de la persona que acude a vernos a consulta. Debemos orientar hacia una dieta que aporte una nutrición óptima garantizando la salud pero respetando las sensaciones, gustos, religión u opciones dietéticas-alimentarias.

Desayunos saludables. Once propuestas.

  1. Yogur natural con nueces, pasas, sésamo y fresas.
  2. Tostada integral con aguacate, fresas, pipas crudas de girasol y aceite de oliva virgen extra.
  3. Gachas de avena con leche, almendras trituradas, manzana, dátiles y canela.
  4. Pan integral con hummus, chía, sésamo y apio.
  5. Leche de soja con avellanas, pistachos y plátano.
  6. Pan integral con tofu a la plancha, rúcula y ciruelas secas.
  7. Tortilla que queso fresco con piñones y pasas.
  8. Hummus de remolacha con alfalfa germinada, palitos de zanahoria y pera.
  9. Leche con canela y tostada integral con pasta de aguacate, tomate y aceite de oliva virgen extra.
  10. Yogur natural con copos de maíz, pérsimon y jengibre.
  11. Bizcocho casero de harina integral con orejones, manzana, plátano y dátiles (sin azúcar añadido).

 Y tú ¿qué desayunas?

ANA NUTRICIONISTAFacebook | Twitter |  Instagram

Introduciendo tu e-mail aceptas la Política de privacidad de Villeroy&BochES

Te esperamos en nuestras redes sociales

Compartir
Ana Márquez Guerrero
Ana Márquez Guerrero nutrisanaeducacion.com
Dietista-Nutricionista, dedicada a la práctica clínica en su consulta de Málaga capital. También imparte formación sobre dietética y alimentación, asesora a enfermos, familias y empresas. Es además enfermera y antropóloga.