mesa_navidad_#Inspiredbyvb_macarena_gea_villeroy_boch5

Un año más llegamos a la fiesta del año en la que celebramos con familia y amigos preparando cenas y almuerzos festivos. Podemos preparar menús estupendos y festivos sin que sean indigestos. Es por ello que os he querido traer para este mes las 7 recomendaciones que no debes olvidar para cuidar tu salud en Navidad.

Por suerte seremos capaces de encontrar recetas novedosas e incluso poco calóricas. Finalmente queremos evitar complicaciones de salud tras las fiestas. Es por ello que tratamos de evitar subir 2-4 kilos más después de la Navidad. Además queremos que nuestro análisis de sangre tengan buenos resultados.

¿A qué situaciones nos enfrentamos?

El calendario del mes de diciembre está repleto de citas para almorzar y cenar. Los amigos, la familia, los compañeros de trabajo tienen su agenda igual de llenas que nosotros.

Nos enfrentamos a comidas copiosas con dulces en abundancia. Las casas se llenan de bandejas de bombones, mazapán y turrón. El consumo de bebidas alcohólicas aumenta. Algo debemos hacer para llegar a enero con salud.

¿Qué hacer para cuidar tu salud en Navidad?

Vamos a poner en marcha 7 recomendaciones puesto que la Navidad es una época del año en la que tenemos muchas celebraciones.

  1. Cuidar el consumo de dulces. Hay que leer y entender bien los etiquetados. Pregúntale a tu dietista-nutricionista sobre alimentos concretos. Muéstrales los alimentos en cuestión para entenderlo.
  2. Comprar con inteligencia. Con ello me refiero comprar lo que vamos a consumir en las cenas o almuerzos festivos. Las “sobras” de alimentos dulces o muy grasos tienen su peligro. Podemos pasarnos el mes de enero consumiéndolos.                                                 
  3. Minimizar el consumo de alcohol. Su consumo presenta riesgos para la salud. No debemos olvidar que nos aportan calorías vacías ¿Estás embarazada? ¿Eres lactante? No debes probar el alcohol.
  4. Comer despacio. A veces se nos ocurre hacer ayuno hasta el almuerzo o la cena festiva. No es buena idea. Vamos a llegar con más hambre. Comeremos mayor cantidad de alimentos e incluso más rápido.                                                                                      
  5. Incluir vegetales en el menú. Hay preparaciones culinarias estupendas que los incluyen. Las ensaladas y las guarniciones de hortalizas son grandes aliadas.
  6. Recordar que la salud se cuida día tras día. Muchos profesionales sanitarios te ayudamos durante todo el año a cuidarte. Es compatible con disfrutar las fiestas y las celebraciones navideñas. Merece la pena el esfuerzo cuando en enero nos subimos a la báscula y estamos bien. Los esfuerzos se reflejan también el un buen resultado en los análisis de sangre.
  7. Olvidar las dietas depurativas. Son absurdas y forman parte de las “dietas milagro”. No te van a ayudar ni con el peso, ni con la tensión ni con el colesterol. Finalmente pregúntale a tu dietista-nutricionista estrategias dietéticas para antes y después de una comida copiosa.Resumiento, disfruta de una Navidad saludable y hazla extensible a las personas que te rodean. Por último solo desearte feliz Navidad.
Compartir
Ana Márquez Guerrero
Ana Márquez Guerrero nutrisanaeducacion.com

Dietista-Nutricionista, dedicada a la práctica clínica en su consulta de Málaga capital. También imparte formación sobre dietética y alimentación, asesora a enfermos, familias y empresas. Es además enfermera y antropóloga.