Cuando disponemos de poco espacio en una vivienda, lo ideal es crear ambientes abiertos y luminosos, que den la sensación de amplitud. Pero ¿cómo diseñar en blanco minimalista sin perder funcionalidad en espacios de reducidas dimensiones?. Toma buena nota de estos ‘tips’ decorativos y descubre, de la mano de este proyecto interior, cómo el blanco puede ayudarnos de modo efectivo a agrandar visualmente los metros.

Blanco minimalista y funcional

Cuando apostamos por el blanco, el efecto que se logra cuando no lo usamos en combinación con otros colores en mayores proporciones, es el de equilibrio puro y ordenado. Cualquier estancia se convierte en un espacio infinito y muy fresco. Todo lleno de una calma que se respira en estos ambientes.

Lo complicado de diseñar un ambientación como ésta,  es una adecuada selección de sus texturas. Esto nos puede resultar útil para crear diferentes ambientes jugando con diversos materiales. Como vemos en las imágenes cualquier habitación podemos decorarla con blanco. Y utilizar materiales nobles que apuesten por la pureza visual. Podemos integrar tonos neutros como el gris o el beige, que aportan un efecto de armonía. En el caso de este proyecto, vemos que el blanco nos ayuda a disminuir la intensidad de los colores más fuertes como el gris grafito.  De la misma manera puede ser un efecto perfecto para destacar algunos materiales.

En el caso de este espacio, se ha jugado con una distribución completamente abierta, comunicada que hace que este estilo luzca todo en todo su esplendor. Tratando siempre de evitar la saturación y el exceso de elementos, el color blanco, con su diseño minimalista, nos ofrece una decoración de calma y orden. De ésta manera, se consigue un espacio sencillo y lleno de elegancia.

Pureza visual

Procurando introducir la menor cantidad de elementos posibles, en cada una de las estancias minimalistas, combinan a la perfección sus elementos. Los detalles decorativos resaltan el espacio en su conjunto. El mayor contraste lo aportaran los detalles ornamentales, de los que no se abusan. Estos detalles de color pueden ser insertados de muchas maneras, como en los sofás, el dorado de las lámparas maravillosas, o el uso del mármol de veta negra en paredes y traseras de cocina. Todo un lujo de interior.

En el dormitorio, es notable el uso del mármol y los detalles en gris. La presencia de elementos de vidrio permite que las transparencias hagan destacar el blanco. Para estas fechas ¿os atrevéis con el blanco puro? 😉

vía 

Compartir
Virginia
Descripción: Soy Virginia, Arquitecta de interiores. Me dedico a crear ambientes a la medida de cada estilo de vida. Ecléctica por natura, tengo alma "vintage". Mil cosas al día me inspiran y de ello os hablaré en mi espacio.