Hay casas llenas de encanto, de sensibilidad. Casas en las que apetece aparecer, sentarse en un rincón, y dejarse llevar por la lectura, o...