Encontrarse con interiores donde el lujo del minimalismo y el diseño sereno sean la clave perfecta en la concepción y desarrollo del espacio, sólo puede darse cuando la ambientación se realiza desde el principio. Partiendo de un lienzo en blanco, este proyecto de interiorismo, apuesta por las líneas sencillas, los materiales nobles y los detalles y acentos comedidos.

La tonalidad gris, es una de las más elegantes por excelencia. Por eso, en este interior se apuesta por ella, como base. Si combinas este color, con el blanco, conseguirás espacios muy bellos y llenos de luz. No importa donde los pongas, paredes, muebles o textiles. Ambos colores quedan preciosos en cualquier estancia de una vivienda aportando un toque sofisticado y elegante. Además, la paleta de colores fríos, induce al descanso y al confort.

El diseño minimalista en la decoración del hogar surge en la segunda mitad del siglo XX y se ha convertido en el gran protagonista de muchos de nuestros interiores. Lejos de ser un estilo simple o poco equilibrado, la decoración minimalista nos ofrece líneas elegantes y limpias, sin necesidad de recargar el espacio con ornamentos sin ninguna utilidad precisa.



Menos es más

Olvídate de añadir elementos decorativos sin más. Se debe diseñar para crear un gran primer impacto con muy pocos elementos. A priori puede resultar bastante complicado, pero el lema ‘menos es más’ alcanza su punto álgido dentro de este estilo decorativo. Esto es, menos mobiliario y menos elementos decorativos, para conseguir un espacio acogedor que aporte claridad a nuestro hogar. Los elementos que conformen nuestros interiores, brillarán con luz propia. Se apuesta, además, por muebles de calidad y materiales nobles. 

En esta vivienda, descubres toda esta serie de características; piezas singulares, colores neutros, líneas geométricas, materiales puros y, acentos de color muy concretos en ocre, azul, etc. El uso de la madera como elemento unificador que aporta calidez, se combina con el blanco luminoso de las paredes.

ESTILO SOBRIO Y LIMPIO

Una vivienda que utiliza textiles lisos y de materiales ligeros como el lino, la seda o el algodón. Huyendo de los estampados y distribuyendo espacios grandes y despejados. De esta manera, se favorece la comodidad, gracias a espacios abiertos más amplios y con menos obstáculos. Todo un lujo de diseño.

La luz natural es imprescindible en este espacio y no siempre podemos contar con este tipo de iluminación en nuestro hogar; por eso en este proyecto se apuesta por luz artificial blanca y focos potentes que se proyectan sobre el mobiliario de tonalidades claras. Mantener el espacio ordenado ayuda a conseguir esa misma claridad.

Es imposible no caer a los encantos de la corriente minimalista. Los colores puros y las líneas limpias, nos ayudan a prescindir de todo lo innecesario y centrarnos en lo importante.

¡Atrévete y llena tu casa de luz!. Apuesta por la elegancia y la pureza de esta tendencia, sacando todo el esplendor a la decoración de tu hogar.

Si quieres descubrir más, sólo tienes que entrar aquí behance.

Compartir
Virginia
Descripción: Soy Virginia, Arquitecta de interiores. Me dedico a crear ambientes a la medida de cada estilo de vida. Ecléctica por natura, tengo alma "vintage". Mil cosas al día me inspiran y de ello os hablaré en mi espacio.