El interior de este apartamento de 80 metros cuadrados es un ejemplo perfecto del llamado Luxury Mood y armonía de color. Una combinación ideal en decoración de paredes y muebles modernos, con un toque de clasicismo y minimalismo.  Absolutamente incompatibles a primera vista, en este caso, se funden en una sola composición holística. La paleta de colores del interior está representada por el marrón como tono dominante y el verde, que aporta sus acentos brillantes. 

Hacer los elementos a medida es un lujo que no todos pueden permitirse. No se trata de ser estridentes. La extravagancia no es un lujo, pero si cada mueble o complemento está bien pensado en decoración y es funcional, será perfecto para el diseño de cualquier ambiente. En muchas ocasiones, algunos de estos elementos rompen la normalidad del espacio y le añaden originalidad. 

Armonía de color

Lo primero que llama la atención en este espacio es la estilización que ofrecen los paneles de las estanterías ‘caladas’ y los relieves en el salón. En una superficie que no pierde su esplendor, todo el interior rebosa elegancia sobria de siglos pasados. Un espacio donde destacan las tendencias modernas y se da valor a los clásicos, al minimalismo cuidado y el Art Deco. Un diseño sin miedo a experimentar.

El color que domina en todo este interior es el marrón oscuro junto al que destaca el verde. Éste lo aportan las plantas frescas y un sofá tapizado de terciopelo en la sala de estar. Un brillante acento complementario. La escala colorista crea un espacio cálido y acogedor, dejando tras sus paredes, todo el bullicio del espacio de la ciudad. Así pues, los elementos de mobiliario se eligen teniendo en cuenta su silueta geométrica lacónica y nítida. Pero al mismo tiempo el mobiliario como mesas, sillas y la cocina, resultan ser la encarnación de la riqueza y la solidez, que solo puede dar el estilo Art deco.

La isla de cocina con la parte superior de mármol, el entarimado de tabla maciza en gran formato, el cuarto de baño con la decoración de las losas de piedra, hacen que las texturas sean las protagonistas de este interior. El patrón natural de los materiales le da a la vivienda un carácter encantador y lleno de equilibrio.

Aunque el diseño de interiores sofisticados y de lujo intenta guardar la tradición, lo cierto es que hay que arriesgarse. Hay quitarse el miedo de innovar jugando con la fuerza de los colores y materiales más llamativos, De esta forma, hacen que el resultado sea doblemente elegante.

vía Dinara Yusupova

Compartir
Virginia
Descripción: Soy Virginia, Arquitecta de interiores. Me dedico a crear ambientes a la medida de cada estilo de vida. Ecléctica por natura, tengo alma "vintage". Mil cosas al día me inspiran y de ello os hablaré en mi espacio.