La temporada de fresas y fresones se inicia a final del invierno, inicio de la primavera, durando hasta entrado el verano. Ambas frutas proceden de la fresa salvaje. Nuestro país es un importante productor de estas frutas con un olor y un sabor agradable y característico. ¿Qué tienen de bueno la fresa y el fresón para nuestra salud?

¿Qué tienen de bueno la fresa y el fresón para nuestra salud?

Son frutas ricas en vitamina C y en pigmentos que aportan su color rojo vivo, juntos le confieren una gran capacidad antioxidante. El consumo de estos antioxidantes ayuda frente al riesgo de enfermedades degenerativas y cardiovasculares. Además la vitamina C ayuda a mejorar  la absorción del hierro de los alimentos que comemos y que contienen este mineral en una forma química determinada, como ocurre con el hierro de las legumbres. La vitamina C interviene en la formación de los glóbulos rojos, en la síntesis de colágeno, en la formación del tejido óseo, y también ayuda a fortalecer el sistema inmunitario.

Es rica en ácido fólico, vitamina muy importante en las primeras semanas de embarazo. Interviene en la formación de las células sanguíneas, en la síntesis de material genético y en el fortalecimiento del sistema inmunitario. El consumo adecuado de ácido fólico se relaciona con la prevención de espina bífida en el bebé.

Es destacable el elevado contenido de potasio y bajo en sodio. Por este motivo, las fresas y fresones, son recomendables para personas con hipertensión arterial o enfermedades de corazón.

Tienen pocas calorías, bastante fibra y algunos compuestos orgánicos como ácido cítrico, ácido salicílico, málico y oxálico.

¿Son saludables las fresas y fresones?

El consumo de frutas y verduras es necesario para mantener un estado de salud óptimo y para prevenir complicaciones. En concreto, las fresas y fresones tienen un poder antioxidante que ayuda en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Así mismo también ayudan a prevenir enfermedades degenerativas.

Además ayudan en la absorción del hierro de los alimentos. Como antes anunciaba, hay hierro presente en alimentos vegetales, como las legumbres, con una estructura química que dificulta su utilización por parte del organismo. Si tomamos frutas o alimentos ricos en vitamina C, ayuda a mejorar su absorción y su utilización.

Son frutas muy ricas en agua y al ser ricas en potasio, ayudan en caso de hipertensión. También son útiles en caso de presentar cifras elevadas de ácido úrico, como ocurre con las cerezas.

Tiene acción alcalinizadora de la orina, por la vitamina C. Y el resto de compuestos orgánicos ayudan frente a la inflamación y coagulación sanguínea. Sin olvidarnos del efecto positivo de la fibra sobre nuestra flora y sobre el hábito intestinal saludable.

El-Día-de-la-madre-sorprende-con-pequeños-detalles2

Lo bueno de la fresa y el fresón para nuestra salud es lo que la hace recomendable para diferentes etapas de la vida. Por todos estos efectos positivos para la salud, las fresas y fresones, en su temporada de consumo óptimo. Son recomendables para embarazadas y lactantes. También lo son para personas que tengan que cuidar su peso. Se pueden beneficiar personas con hipertensión, hiperuricemia, diabetes, patologías cardiovasculares o neurológicas.

Brunch de Pascua

5 consejos para mantener las fresas y fresones en casa

Lo ideal es comprarlas en temporada. Su precio será mejor, su sabor y aroma más agradables. Practicaremos la sostenibilidad alimentaria si además es de cercanía.

Es cierto que fresas y fresones son delicados. Os dejo unos consejos para que las disfrutemos más tiempo y con mejores cualidades organolépticas:

  • Descarta las piezas que tengan golpes o moho.
  • Selecciona piezas que traigan sus tallos intactos.
  • Colócalas en una bandeja o recipiente sin amontonarlas.
  • No las laves hasta consumirlas y no les quites el tallo antes de lavarlas.
  • Guardalas en la parte más alta del frigorífico. Pueden aguantar incluso 4 o 5 días.

Celebra-la-Pascua-con-Villeroy-Boch_Farmer-spring

Por último, comentaros que las fresas y los fresones son frutas que se usan en la dieta FODMAP y que si la necesitáis, lo recomenado es ir a vuestro dietista-nutricionista para que os pueda ayudar con vuestra alimentación y mejorar vuestra situación de salud.

Compartir
Ana Márquez Guerrero
Ana Márquez Guerrero nutrisanaeducacion.com
Dietista-Nutricionista, dedicada a la práctica clínica en su consulta de Málaga capital. También imparte formación sobre dietética y alimentación, asesora a enfermos, familias y empresas. Es además enfermera y antropóloga.