Una cuidada paleta escandinava y un espacio diseñado para una pareja con niño, este apartamento responde a una necesidad de diseño sofisticado y ampliar los pocos metros con los que se contaba. Con tan sólo 81,60 m², el interior se distribuye de forma natural, donde la iluminación es importante para ganar en metros visualmente.

MUST DEL ESTILO ESCANDINAVO

Ambientes diseñados en tonos empolvados tan románticos y decadentes, con el predominio de blancos, grises, mint, etc, que aportan suavidad, naturalidad y mucha luz. Soberbio y equilibrado trabajo de esta apartamento en Kiev, firmado por el estudio Moscovita Cartelle Design, que supone una oda a la línea, al equilibrio, al contraste, a las texturas, y por supuesto al color, con el que juegan permanentemente para crear espacios dentro de los espacios. Los solados de madera y la presencia de los colores neutros en muebles y decoración, son el entorno perfecto para cubrir de esta paleta más ligera, las paredes de cocinas, comedores, dormitorios o zonas de trabajo. Se puede optar por pintar las estancias completas, una pared, un zócalo de grandes proporciones o, como vemos en estas imágenes, los muebles bajos de la cocina.

Toda la vivienda desprende un estilo puramente minimalista, donde los muebles son bastante básicos pero llenos de personalidad, aunque sin en las molduras y tampoco en los colores.  La paleta escandinava nos presenta unas paredes en color blanco, pero adornadas con láminas de gran tamaño. Las líneas rectas son otra de las características de esta decoración y se puede usar una gran variedad de colores pero siempre buscando los más claros.

Desde el proyecto, se ha creado un ambiente equilibrado donde se tiene en cuenta las personas que viven en la vivienda y sus necesidades más importantes. Jugar con la sensación visual de separar ambientes, enmarcando y potenciando ciertos puntos y elementos, han sido parte de los recursos ópticos utilizados.

La continuidad se consigue en la cocina con el sofá verde y los muebles bajos a la misma altura y mismo color, y en los baños con el contraste de texturas, que divide las paredes con mármol y madera.

La habitación del hijo, juega de nuevo con las tonalidades de la naturaleza, y ordena visualmente la zona de estudio, de descanso y de ocio mediante separaciones, perfectamente combinadas, al igual que el dormitorio principal, pero con la sobriedad que aporta el gris perla y la madera de abedul.

El recibidor se trata de un espacio abierto, donde se recibe y que cuenta con una explosión de líneas. Una mampara negra de aluminio enmarca las molduras de la pared del fondo, que al mismo tiempo enmarcan paredes y puertas de otras estancias. Profundidad lineal y rotundo, que se suaviza con el tono empolvado del rosa… simplemente perfecto.

¿No os parece un interior perfectamente estudiado y resuelto?

vía 

Compartir
Virginia
Descripción: Soy Virginia, Arquitecta de interiores. Me dedico a crear ambientes a la medida de cada estilo de vida. Ecléctica por natura, tengo alma "vintage". Mil cosas al día me inspiran y de ello os hablaré en mi espacio.