Hoy vamos a abordar los beneficios de consumir arándanos. Actualmente para nosotros es una fruta cada vez más conocida de la que se habla en muchos medios de comunicación.  Su cultivo en provincias como Huelva está creciendo. Por ello se ha convertido en fruta accesible y “de cercanía” con un precio aceptable para el consumidor.

Europa es un consumidor importante de arándanos. Las condiciones de proximidad y precio han mejorado, no estaría de más introducirla de manera cotidiana en nuestra dieta.

¿Cuál es la mejor manera de consumir arándanos?

Como dietista-nutricionista, a la hora de recomendar una fruta, en este caso el arándano, aconsejaré consumirlos enteros. Sus características organolépticas, su sabor y aroma,  se aprecian muy bien masticándolos. Su textura es suave y su sabor ligeramente ácido. Va muy bien combinado con otras frutas más dulces como el melón, el aguacate ahora de temporada, o el plátano. Si en vez de añadir azúcar para endulzar, lo mezclamos con uvas pasas moscatel o dátiles, el resultado puede ser un plato dulce y bastante apetecible. Podemos añadir canela, hojas de menta e incluso cacao puro y tomarlo en un desayuno o una merienda.

En otros países como Polonia los usan para acompañar carnes, destacando el sabor del plato final con el toque ácido que le aporta.

¿Qué cantidad de arándanos puedo tomar al día?

Mi recomendación es ir alternándolas con otras frutas de temporada. Podríamos acercarla al consumidor como propuesta saludable dentro de las opciones de frutas que habitualmente conocemos. Una ración de arándanos puede tener unos 140 gramos aproximadamente, viene a ser una taza.

Recordemos la importancia de la responsabilidad alimentaria en relación a la sostenibilidad. Y es que la mejor fruta es siempre la que esté en temporada así que antes de ir a la compra vamos a investigar su época ideal.

¿Otras frutas rojas son igual de beneficiosas que el arándano?

Grosellas, moras frambuesas son berries o frutas rojas, llamadas así por su color. Nos habla de los antioxidantes y especialmente de unos compuestos, las antocianinas, con beneficios sobre nuestra salud. Todas ellas poseen fibra, minerales, vitaminas, antioxidantes, que las hacen candidatas a formar parte de una dieta saludable.

Debemos recordar que las sociedades científicas de nutrición resaltan la necesidad de aumentar la cantidad de frutas, y hortalizas, que consumimos a diario. Pero no nos instan a ingerir un tipo de fruta o verdura en particular. Las mejores frutas son las de cercanía y las de la temporada. Con ello no solo vamos a cuidar nuestra salud, también haremos lo propio para que nuestra alimentación sea sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

Y recuerda que si necesitas mayor personalización en tu alimentación lo más prudente es consultar con tu dietista-nutricionista.

Compartir
Ana Márquez Guerrero
Ana Márquez Guerrero nutrisanaeducacion.com
Dietista-Nutricionista, dedicada a la práctica clínica en su consulta de Málaga capital. También imparte formación sobre dietética y alimentación, asesora a enfermos, familias y empresas. Es además enfermera y antropóloga.