Un baño con agua tibia ha sido durante mucho tiempo un gran aliado para combatir el estrés. Para lograr una mayor relajación y energizarnos, podemos completar la experiencia con la aromaterapia, “una rama particular de la herbolaria que utiliza aceites vegetales concentrados llamados aceites esenciales para mejorar la salud física, mental o ambas”, según la Wikipedia.

Con la disolución de estos aceites en el agua, o incluso con la dispersión de sus aromas en el ambiente, podemos lograr recuperar nuestro estado físico y mental. El agua tibia es ya de por sí relajante, y su temperature potencia las propiedades terapéuticas de los aceites esenciales.

El blog Gestiona tu estrés destaca que, antes de usar un aceite esencial, es importante tener en cuenta, entre otras cosas, “que el aceite sea 100% natural así como su máxima pureza, para garantizar su eficacia”. Así mismo, hace un resumen interesante de aromas y su aplicabilidad para nuestro bienestar, el cual te compartimos:

  • Para reducir el estrés: geranio, menta, pimienta negra, romero, salvia, sándalo y tomillo.
  • Para el agotamiento: ajedrea, albahaca, benjuí, cardamomo, cilantro, laurel, menta, naranja amarga, nuez moscada, pino y romero.
  • Contra las angustias: albahaca, ciprés, enebro, hisopo, incienso, naranjo amargo, rosa y romero.
  • Reducir la ansiedad: azahar, benjuí, bergamota, cedro, geranio, lavanda, manzanilla, melisa, rosa, sándalo, verbena y ylang-ylang.
  • Contra el insomnio: azahar, benjuí, enebro, lavanda, manzanilla, naranjo amargo, rosa, sándalo, verbena y ylang-ylang.
  • Para ganar energía: albahaca, benjuí, canela, cardamomo, cilantro, clavo, comino, enebro, jengibre, lemondrás, mejorana, melisa, menta, nuez moscada, pimienta negra, pomelo, romero y tomillo.

De todos estos aromas, ¿cuál elegirías para tu baño? ¿Cuál truco añadirías para una experiencia más relajante?