Cuando se trata de detener el paso del reloj y relajarnos, ningún esfuerzo es en vano... y si lo hacemos placentero, pues tanto más....