Naranja entera o en zumo1

Después de la propuesta alimentaria para año nuevo y de los consejos para comer pescado libre de anisakis, hoy seguimos comiendo bien: Naranja ¿entera o en zumo? A veces nos confundimos, pensamos que es lo mismo, que contienen los mismos nutrientes. No es así, os voy a explicar el motivo por el cual no es lo mismo tomar una naranja entera que un zumo de naranja.

En los meses de invierno hay un gran consumo de naranjas y nos podemos beneficiar de sus nutrientes. Hay mucha variedad: las Navelate, las Navelinas, las Washington (en Málaga “gúachintonas”) y las Sanguinas son algunas de las más conocidas.

Nutrientes Naranja entera o en zumo5

Las naranjas son conocidas por la cantidad de vitamina C y por la ayuda que supone dicha vitamina en el tratamiento de la anemia ferropénica, al ayudar en la absorción de hierro. Además son ricas en flavonoides, beta-caroteno, ácido fólico y agua, de modo que nos ayudan en distintas funciones de nuestro organismo. Destaca la cantidad de minerales como magnesio, potasio y la cantidad de fibra en su piel (también entre sus gajos) y pulpa.

Nutrientes, por otra parte, que no aportaremos a nuestro organismo en la misma cantidad si tomamos la fruta entera que si lo hacemos en zumo. La naranja también contiene azúcares sencillos que le dan el dulzor característico a la fruta, y la cantidad de estos será menor en una pieza entera de naranja que un zumo, en el que para elaborarlo, y llenar un vaso de unos 200 mililitros, por lo menos necesitaremos el zumo de dos naranjas, con los correspondientes azúcares rápidos del zumo de dos naranjas.

Hay variedades como las sanguinas muy ricas en beta-carotenos y antocianinas, que le dan el color rojizo característico y un tremendo potencial antioxidante. Esta variedad tiene un sabor que puede recordar al de las cerezas o las frambuesas y es ahora en marzo cuando comienzan a estar más sabrosas.

Fibra

Si nos tomamos la pieza de fruta entera, tomamos toda su fibra presente en la piel, entre los gajos y en la pulpa, como os he contado. Nos ayudará por tanto con el tránsito intestinal, en la absorción más lenta de los azúcares sencillos, naturalmente presentes en la fruta, y cuyas cifras en sangre han de cuidar muy bien los diabéticos, de hecho a ellos no se le recomienda tomar zumos de frutas sino frutas frescas enteras con toda su fibra.

El tomar mayor cantidad de fibra contribuye a evitar picos de insulina y las ganas de comer al poco tiempo. Así mismo, ayuda a la menor absorción de grasas y es muy saciante, efecto que ayuda a controlar el apetito entre horas, por ejemplo.

Naranja entera o en zumo4

En el caso de los niños, cuando comenzamos a partir de los 6 meses con la alimentación complementaria, la naranja y el zumo de naranja son de los primeros alimentos que les ofrecemos en nuestro país. En la actualidad no se recomienda darles más de medio vasito de zumo de naranja al día (por supuesto sin colar y sin azucarar), uno de los motivos de esta recomendación es que los niños han de masticar la fruta entera, aprender a morder la fruta, es mucho mejor para ellos.

Hay estudios que relacionan el consumo frecuente de zumos de frutas con el exceso de peso, la diabetes tipo 2 y la caries. ¿El motivo? Pues es que un zumo de fruta (aún siendo natural y fresca), no es una fruta, no la puede sustituir. No digo que no lo tomemos, sí que lo situemos en nuestra alimentación en su justa medida en función de los nutrientes que contiene: poca fibra, muchos azúcares rápidos y más calorías que la pieza de naranja de la que procede.

¿Zumo de naranja en ayunas?

La naranja y especialmente el zumo de naranja, son colagogos, es decir, tienen la propiedad de estimular el vaciamiento más o menos suave de la vesícula biliar y la salida de bilis hacia el intestino para que ayude en la digestión de las grasas.

A veces ocurre que este efecto colagogo va acompañado de molestias como pesadez de estómago y náuseas, que no tienen mayor importancia en principio, pero sí puede ser un problema si la persona tiene piedras en la vesícula pues podría desencadenar un cólico biliar. Así que si tenéis piedras en la vesícula mejor no tomar naranja o zumo de naranja en ayunas.

Naranja entera o en zumo6

Conclusión

Es una buena época para comer naranjas enteras, nos aportan vitaminas, minerales y fibra con efectos muy beneficiosos para nuestra salud. Y si hemos decidido disfrutar de un zumo de naranja natural, estupendo, hagámoslo de vez en cuando, pero entendiendo que es más rico en azúcares rápidos, tendrá más calorías y muy poca fibra, simplemente porque el zumo no es una fruta. Una recomendación final, no os bebáis “sin respirar” el vaso de zumo temiendo que desaparezca la vitamina C, los últimos estudios demuestran que perdura, si lo conservamos bien, a pesar de que se vuelva un poco amargo.

ANA NUTRICIONISTAFacebook | Twitter |  Instagram

Introduciendo tu e-mail aceptas la Política de privacidad de Villeroy&BochES

Te esperamos en nuestras redes sociales

Compartir