alimentación-complementaria-para-niños6

Cuando nuestro bebé cumple 6 meses comienza una apasionante aventura, la de presentarle alimentos diferentes a la leche, materna o de formula, que le ayuden a ser feliz, a crecer sano. Hoy nuestra Dietista-nutricionista Ana Márquez nos habla de la alimentación complementaria para bebés. La alimentación complementaria es aquella que ofrece al lactante alimentos, sólidos o líquidos, distintos a la leche materna o a la leche de fórmula. También se usan términos como el de “beikost” o el de “weaning” para referirse a ella.

La alimentación con leche materna o con fórmula es suficiente los primeros meses de vida, pero a partir de los 6 meses es necesario introducir otros alimentos (que no sustituyen a la leche). El bebé cambia sus necesidades nutritivas, proteicas, de hierro, zinc y vitaminas por ejemplo.

Los padres ofrecerán a sus hijos alimentos saludables habituales en la dieta de la familia, presentándola poco a poco, atentos y respetando las señales del bebé que indican hambre o saciedad. Así mismo, es importante entender que nuestros hijos tienen sus propios gustos alimentarios que aprenderemos a conocer y a respetar.

En esta etapa no solo estamos presentando nuevos alimentos, las texturas son nuevas también, los sabores, las preparaciones culinarias y los aromas.

¿Cuándo empezamos con la alimentación complementaria?

Aproximadamente será a los 6 meses, no quiero decir que es exactamente el día que cumple 6 meses de vida. Lo que tenemos que tener claro es que el niño estará listo para introducir nuevos alimentos si es capaz de:

  • Mantenerse sentado con poco apoyo y la cabeza erguida.
  • Coordina boca-manos- ojos: se inclina hacia delante al observar el alimento, mostrando interés.
  • Abre la boca fácilmente al rozar sus labios con un cubierto o alimento.
  • No empuja con la lengua hacia fuera (no tiene el reflejo de extrusión).
  • Puede desplazar el alimento hacia atrás en la boca y tragarlo.

alimentación-complementaria-para-niños2

¿Cómo introducir los alimentos? ¿Importa el orden?

Como padres, una de nuestras preocupaciones es que realmente esté bien nutrido. Lo estará si el momento de comer es placentero para nuestro bebé y si los alimentos que les ofrecemos son realmente sanos y no alimentos innecesarios y superfluos.

Antes se establecía un orden estricto para introducir los diferentes alimentos, pero en realidad los estudios demuestran que realmente esto no es lo importante y parece ser que ni siquiera influye en la aparición de alergias en el bebé.

Si nos fijamos en el orden de introducción de alimentos que seguimos en España y lo comparamos con otros países, con otras culturas, con diferentes situaciones económicas, veremos que son distintos y que los niños igualmente crecen sanos en países diferentes al nuestro con otro orden al introducir los alimentos en la alimentación complementaria. No existen evidencias científicas para establecer normas rígidas y cerradas en cuanto al qué, cómo y cuándo deben introducirse determinados alimentos. Sí que se recomienda comenzar probando pequeñas cantidades de alimentos para comprobar que lo toleran bien. Así detectamos más fácilmente qué alimento específico es el causante de los eventuales problemas que puedan presentarse (alergia o intolerancia).

Hemos de entender que las necesidades de crecimiento del bebé son diferentes a las de un niño en edad escolar o a las de un adolescente, diferentes a las que tendrá cuando sea adulto, ahora está aprendiendo a comer “como se hace en su casa”. Es estupendo presentarles los diferentes alimentos. Nosotros vamos a elegir alimentos sanos para llevarlos a su plato, ellos decidirán si lo toman o no.

En la actualidad hablamos de alimentos prioritarios, alimentos que introducimos pero no son prioritarios y alimentos que no debemos incluir en absoluto. Esta etapa es muy importante, estamos sentando las bases de su futura alimentación, más aún si nos ven comer alimentos sanos: si nuestra dieta es sana también lo será la de ellos, pues se van a interesar por los alimentos que nos ven comer y se los querrán llevar a la boca, probarlos, comerlos.

alimentación-complementaria-para-niños1

Es realmente una aventura guiarlos en este aprendizaje, hacerlo sin castigos y sin premios, en una sociedad en la que hemos escuchado, con cierta frecuencia “prepárate si no te comes las…” o “si te lo comes todo mamá estará muy contenta y de postre tendrás…”. Yo he tenido mucha suerte con mis padres, jamás me han forzado a comer nada, de pequeña no podía tragar las alcachofas, pasaron los años y mi madre las preparaba en diferentes platos, yo iba probando, ¡olían de maravilla! y cocinadas de algunas maneras me comenzaron a gustar, ahora me encantan, no tengo ningún mal recuerdo asociado a ellas. La comida no es un premio o un castigo, la comida no entra “con mano dura”.

No puedo terminar este post sin hablar del Baby Led Weaning (BLW), un método de alimentación complementaria que eligen cada vez más familias, en el que el bebé no toma puré alguno y se alimenta a demanda. En el BLW, el bebé es guiado por sus padres, quienes de forma gradual, prudente y cuidada, le presentan alimentos y platos sanos para que pruebe. Al principio el bebé no toma mucha cantidad, pero poco a poco irá incrementándose y usando sus manos, vasos y más tardes cubiertos será capaz de comer los mismos platos que el resto de familiares.

Son los padres los que elegirán cómo van a introducir los alimentos en la dieta de su bebé, y qué método se adapta mejor a su estilo. Los profesionales estaremos a su disposición para aclarar las dudas y necesidades que van surgiendo durante los primeros meses.

ANA NUTRICIONISTAFacebook | Twitter |  Instagram

Introduciendo tu e-mail aceptas la Política de privacidad de Villeroy&BochES

Te esperamos en nuestras redes sociales

Compartir