Convierte tu baño en tu spa personal

Ya que tengo el placer de ser la encargada de inaugurar el año aquí en 1748 déjate seducir, antes de nada y en nombre de todos los blogueros y blogueras que lo hacemos posible quiero desearos un FELIZ AÑO NUEVO 🙂 Desde aquí esperamos que en 2016 llegue lleno de cosas buenas y también formulamos un deseo, que sigamos pasando tiempo juntos aquí en el blog de Villeroy & Boch.

Dicho esto… ¿a vosotros también os pasa que después de Nochevieja estáis tan cansados que os parece increíble que esto acabe de empezar? Si, como yo, habéis acabado agotados con tanta cena, tanta comilona y tanto trasnochar, tenemos un remedio casero perfecto para que os relajéis y carguéis las pilas, ¡que aún nos queda Reyes!

Está demostrado que darse un baño caliente no es sólo desestresante por el rato dedicado a nosotros mismos que lleva asociado, sino que también es terapeútico, ya que produce los mismos beneficios que un buen masaje. Por eso, hoy vamos a contaros los pasos que debéis seguir para convertir vuestro baño en un auténtico spa. ¿Nos sumergimos?

En primer lugar, vas a necesitar una bañera. No es que en la ducha no puedas desconectar de los problemas y disfrutar de un rato para ti, pero para olvidarte de todo, nada mejor que una buena bañera. Yo personalmente tengo debilidad por las exentas pero para montarte tu spa casero te valen también las empotradas. ¡Inspiraros! ¿No os dan ganas de llenarla ahora mismo y olvidaros de todo?

Convierte tu baño en tu spa personal (6)

Convierte tu baño en tu spa personal (4)

Convierte tu baño en tu spa personal (3)

Convierte tu baño en tu spa personal (2)

Convierte tu baño en tu spa personal (7)

 

Seguro que, mentalmente ya habéis elegido cuál va a ser la vuestra, pero antes de llenar la bañera, veamos qué otras cosas debes tener en cuenta, y convierte tu baño en tu spa particular:

1. – Tener tiempo. Antes de darte un baño debes asegurarte de que vas a tener media horita disponible para ti. La idea es relajarse y para eso necesitamos calma, si ves que no vas a tener al menos 20 minutos, opta por una larga ducha caliente y deja el baño para otro día 😉

2.- Preparar el ambiente. Empieza por la iluminación, lo ideal es que la luz sea tenue, por lo que utilizar velas es perfecto y si, además, son aromáticas, mejor que mejor. A continuación elige una música relajante que te ayude a desconectar, si no tienes ninguna preferida, puedes optar por alguna banda sonora que te haya gustado (yo como soy una clásica suelo elegir la de “Memorias de África”).

3.- Preparar el agua. Llena la bañera con agua caliente, lo ideal es que la temperatura sea de unos 30 grados, y añade sales de baño o aceites esenciales de lavanda o romero, que te ayudarán a calmarte. Si no tienes a manao alguno de los dos, puedes optar por una solución casera pero muy eficaz: añadir una infusión de manzanilla o tila.

Y ahora sí, cuando ya lo tenemos todo listo, sólo nos queda sumergirnos en la bañera y cerrar los ojos. Has tardado 10 minutos en prepararlo y tienes entre 15 y 20 minutos más por delante para disfrutar de la paz antes de que tu piel empiece a arrugarse. A partir de ese momento el agua reseca la piel, así que es mejor salir y envolverse en una toalla o un albornoz.

¿Preparados para empezar el 2016 relajadamente? Pues antes de despedirme os dejo un último truco: si tras el baño calentáis una toalla en el microondas y os la envolvéis alrededor del cuello, la sensación de descanso será aún mayor 😉

¡¡Feliz descanso!!
monicaFacebook | Twitter | Instagram | Google + | Pinterest 

Introduciendo tu e-mail aceptas la Política de privacidad de Villeroy&BochES

Te esperamos en nuestras redes sociales

Compartir