Han terminado las fiestas, te pones en marcha y decides llevar a la práctica tu objetivo: adelgazar tras Navidad. Llevas tiempo pensándolo ¿Pero por dónde empezar?

Adelgazar con cabeza

Lo primero que os voy a recomendar para adelgazar tras Navidad es usar la cordura, hablamos de salud. No todo vale. Debemos reflexionar sobre los objetivos. Son particulares, deben ajustarse a la realidad y pueden ser consensuados con un profesional sanitario que os podría ayudar.

¿Por qué un profesional sanitario, un dietista-nutricionista? Pues por ser el especialista en la alimentación y nutrición humana. Te facilita alcanzar tus objetivos con salud, aportando su profesionalidad y su saber sanitario, experimentado y científico.

A veces las personas que acuden a consulta piensan que tienen un peso elevado pues han usado la fórmula del Índice de Masa Corporal (IMC) y les indica sobrepeso u obesidad. Es verdad que el IMC es un indicador fiable, barato, útil y sencillo para la mayoría de las personas, pero no mide la grasa corporal directamente. El dietista-nutricionista emplea otros métodos para medir la grasa corporal, como los pliegues cutáneos, la impedancia bioeléctrica o las circunferencias corporales.

Es necesario estudiar la composición corporal pero también es importante un estudio de los hábitos dietéticos. Debemos reflexionar sobre lo que comemos, las cantidades y tipos de alimentos, los momentos del día. Es bueno saber si lo hacemos en relación a un apetito «biológico» o a una necesidad psicológica. Además cuidar el peso implica un estudio de la situación fisiológica y/o patológica, claves para proteger la salud y para la educación nutricional.

 

Tips para adelgazar

  1. Plantéate metas realistas y alcanzables: primero pequeños objetivos y a corto plazo.
  2. Di no a las dietas y productos milagro: ponen en peligro tu salud, son un engaño y no te sacan de los errores alimentarios cometidos hasta la fecha.
  3. No se trata de dejar de comer, se trata de comer mejor y de forma saludable.
  4. Mejor haz caso al profesional acreditado y formado, el dietista-nutricionista, no a lo primero que te cuentan que puede ser o no cierto.
  5. Incluye como objetivo “aprender a comer con salud”, te ayudará con tus objetivos a corto y a largo plazo.
  6. Olvídate de emplear la palabra dieta en casa cuando tienes niños pequeños, adolescentes o personas con trastornos del comportamiento alimentario cercanas a ti, no les ayudamos.

ANA NUTRICIONISTAFacebook | Twitter |  Instagram

Introduciendo tu e-mail aceptas la Política de privacidad de Villeroy&BochES

Te esperamos en nuestras redes sociales

Ana Márquez Guerrero
Ana Márquez Guerrero nutrisanaeducacion.com
Dietista-Nutricionista, dedicada a la práctica clínica en su consulta de Málaga capital. También imparte formación sobre dietética y alimentación, asesora a enfermos, familias y empresas. Es además enfermera y antropóloga.