Las brevas de San Juan son frutas estrellas en esta temporada. Es el primer fruto que anualmente da la higuera bífera, higuera con dos cosechas. Las brevas son unas frutas grandes, normalmente de piel morada oscura y forma alargada globulosa. Su sabor es dulce y muy apreciadas en la gastronomía por sus múltiples usos culinarios.

Las brevas de San Juan. “De higos a brevas”

Con esta expresión hacemos referencia al largo tiempo transcurrido entre el consumo de los higos y de las brevas. Frutos del mismo árbol en dos cosechas.

Hay higueras bíferas, con dos cosechas y dando frutos dos veces al año:

  • Las brevas a finales de primavera o principios de verano, según el clima. Similares a los higos, aunque de mayor tamaño.
  • Los higos a finales de verano o principios de otoño. Es la segunda cosecha del mismo árbol, en los meses de final de verano o principios de otoño.

En las higueras brevales el fruto no llega a formarse cuando llega el invierno y su proceso queda parado, hasta su maduración a finales de primavera o principios de verano, en los meses de junio-julio, coincidiendo con la fiesta de San Juan.

El fruto que se forma como consecuencia de este proceso es el higo. Pero también hay higueras comunes que solo dan higos.

Nutrientes de higos y brevas.

Son frutas muy dulces, ricas en hidratos de carbono (fructosa, glucosa y sacarosa). Esto permite usarlas para endulzar platos sin añadir otros azúcares.

Destaca su riqueza en fibra que ayudan a mejorar el tránsito y a suavizar las mucosas del intestino.

En cuanto a las vitaminas destacaría la provitamina A, antioxidante, junto a las vitaminas C, B1, B6 y niacina. Los minerales como el potasio, el magnesio y el calcio también están presentes en cantidades apreciables.

¿Son buenas para la salud los higos y brevas?

Ahora es época de brevas y estando de temporada es una buena elección pues ayudan a cuidar nuestra salud.

Higos y brevas son una opción estupenda para deportistas, niños, embarazadas y lactantes por la energía que proporcionan. Mejoran el tránsito intestinal, por su efecto laxante y emoliente, siendo ideales ante problemas de estreñimiento.

Son frutas saciantes, ayudan a controlar el hambre y son muy agradables por su dulzor.

Estas frutas son ricas en antioxidantes y ayudan a neutralizar los efectos de los radicales libres por lo que ayudan a reducir el riesgo de enfermedades degenerativas y cardiovasculares. Además, al ser ricas en potasio y pobres en sodio, ayudan a controlar las cifras de tensión arterial.

Una última recomendación: comedlas cuando estén maduras. En este momento pierden su savia o látex, un líquido blanco que puede irritar las mucosas.

Para consumirlos os recomiendo tomarlos como fruta entera y también usarlo para acompañar otros alimentos. Combina muy bien con carnes, con quesos, en ensaladas…

¿Y vosotros cómo os coméis las brevas y los higos?

Ana Márquez Guerrero
Ana Márquez Guerrero nutrisanaeducacion.com
Dietista-Nutricionista, dedicada a la práctica clínica en su consulta de Málaga capital. También imparte formación sobre dietética y alimentación, asesora a enfermos, familias y empresas. Es además enfermera y antropóloga.