Cuando descubrimos un interior lleno de matices, donde la elegancia y la distinción predominan, creando un ambiente lleno de buen gusto y estilo, podemos afirmar que el clasicismo no ha pasado de moda. Como la simplicidad de los diseños no está reñida con la presencia de ciertos matices que crean estímulos sensoriales, en este vivienda de modernismo clásico y materiales elegantes en calma, tenemos la respuesta. El proyecto parte de diseñar un hogar en el que se intenta dotar a los espacios de un carácter y personalidad únicos, adaptados a las necesidades del cliente.

Una marcada decoración de estilo clásico, consigue el efecto visual de casa «de lujo». Los detalles lo son todo, sobretodo si lo que queremos conseguir son casas que resulten únicas y sofisticadas. Existen materiales como el mármol, las maderas nobles y cristales o brillos muy propios de la decoración elegante, que hacen, de esta vivienda, un clásico moderno ideal.

Sencillo y sofisticado pueden ir de la mano sin excluirse uno al otro. En este proyecto podemos ver el uso de materiales como el mármol en la cocina, los metales y brillos propios del cobre, oro y bronces; la madera natural en pavimentos y muebles, lo que le confiere un aspecto de nivel a toda la decoración. La ubicación en lugares estratégicos de piezas exclusivas que aporten valor como lámparas suspendidas a modo de esculturas, cortinajes confeccionados a medida, textiles cuidados, marcos ornamentados y paredes labradas,… son extras a una decoración donde todo resulta pensado a medida. Con una paleta neutra de color en toda la vivienda donde destacan las zonas comunes por el uso de acentos, o el pasillo en azul Prusia estucado, el resultado añade suntuosidad e intensidad a una casa llena de personalidad.

La zona social se abre y a la vez se separa, mediante unas puertas de vidrio y madera en blanco, que unifica los dos ambientes: la cocina y el salón comedor. El mármol aporta intensidad a una cocina minimalista. Las paredes texturizadas, los grandes ventanales que permiten una gran entrada de luz y el contraste con el blanco hacen que las estancias derrochen belleza, clase y mucha elegancia.

Para conseguir el modernismo clásico en esta vivienda, teniendo en cuenta que cuenta con metros de sobre, es necesario crear el efecto de espacio minimalista. Hacer que las piezas respiren en todo el espacio. De esta manera, la sensación de ligereza, espacio y sofisticación, serán mayores, haciendo así que cada pieza y detalle, pueda ser observado de manera individual.

La distribución del espacio resulta funcional donde prevalece la comodidad, con un diseño atractivo y exclusivo, con acabados cuidados al más mínimo detalle, para ofrecer un conjunto de lujo. Al utilizar la misma paleta de color en la zona de estar social y de compartir con familia y amigos, se crearon ambientes sosegados, cálidos y llenos de luz en esta casa actual.

Ya sabemos que la cama es el elemento principal de cualquier dormitorio y el cabecero es otro de los elementos importantes del mismo. A través de él podemos conseguir efectos sobre la imagen final que proyecte el diseño del conjunto. Es, por tanto, una herramienta a tener en cuenta para conseguir un dormitorio elegante y sofisticado. Los cabeceros acolchados como éste, denotan clase y distinción y, si haces que la ropa de cama combine con él, los resultados saltan a la vista. La entrada de luz a través del balcón, enmarcado con unas grandes caídas de tela y una pared texturizada en contraste, crean el espacio de descanso ideal.

Ya sea con una luz increíble entrando por la ventana, o cuidando la iluminación artificial para crear una atmósfera teatral o íntima, la luz estudiada al detalle y aplicada en puntos estratégicos, como podéis ver en este proyecto, puede convertir un espacio en un éxito. El uso de piezas de gran tamaño, le dan solidez y asientan el conjunto. Por tanto, partir de un concepto clásico, estudiarlo para darle una vuelta de tuerca y convertirlo en un diseño elegante y moderno, con un aspecto fresco y contemporáneo, ha sido la clave para diseñar este interior al que no le falta ni un detalle.

Los baños son una miscelánea de materiales nuevos, mosaicos y piezas de diseño, con texturas y acabados vibrantes que dan movimiento. Jugar con los metales como el cobre en grifería y lavabo, y combinar con madera hidrófuga, son un plus que revaloriza este interior. El dormitorio del niño, juega con el gran ventanal que se crea al cerrar el balcón, con una paleta de color en azul, diferenciando dos ambientes claros, uno para el descanso y otro para el estudio y el juego. Sigue predominando el uso de madera cálida en un solado en espiga de gran formato, acabado en madera natural.

 

¿No os parece un increíble interior de modernismo clásico y materiales elegantes en calma? Belleza serena y lujo comedido para una vivienda cuyos ambientes resultan una extensión de los dueños que lo habitan. El estilo sofisticado, algo masculino y lleno de carácter, ofrece al visitante, un efecto sorpresa que la diferenciará del resto de hogares al uso.

Una vivienda moderna, con una arquitectura clásica que se ha utilizado en la decoración, dándole una vuelta y convirtiendo un interior grande y sin personalidad, en un hogar cálido, funcional y lleno de confort, donde el estilo sofisticado y elegante, predomina como protagonista de todo el conjunto.

¡Feliz día a todos!

vía Peter Piatak

Descripción: Soy Virginia, Arquitecta de interiores. Me dedico a crear ambientes a la medida de cada estilo de vida. Ecléctica por natura, tengo alma "vintage". Mil cosas al día me inspiran y de ello os hablaré en mi espacio.