Todo lo que toca nuestros corazones comienza con algo especial. Las personas que amamos y las cosas que nos importan pueden hacer nuestro mundo un poco más bonito y completo.

Hace 270 años, François Boch decidió hacer nuestras vidas más bellas – con materiales especiales y un ojo único para la forma y la función. Sus primeras colecciones de vajilla se volvieron icónicas: Old Luxembourg y Wildrose han adornado mesas alrededor del mundo durante generaciones.

Los jóvenes y los mayores decoran su mesa con su propio estilo, asociando consistentemente sus recuerdos más hermosos con el presente.

Razón suficiente para honrar a los originales dándoles un toque contemporáneo que preserva y auténticamente refleja el espíritu de las colecciones. A pesar de su mirada moderna, es la belleza conmovedora de los verdaderos clásicos que aportan a Brindille y Rose Sauvage su encanto especial.

Hogar dulce hogar

No hay nada como encontrar un lugar donde nos sintamos como en casa. Un lugar que refleja quiénes somos. Un lugar donde estamos rodeados de gente y cosas que amamos. Aquí nos sentimos seguros cuando hay una tormenta afuera, podemos relajarnos cuando hemos tenido un mal día y podemos escapar de la sobrecarga sensorial de nuestro tiempo. Luego nos ponemos cómodos y ponemos los pies en alto. Apague el teléfono móvil y simplemente relájese.

Ya sea disfrutando de una taza de té solo o pasando tiempo con la familia y amigos: el tiempo que nos damos a nosotros mismos o a nuestros seres queridos es el tiempo que verdaderamente nos satisface.

La gama de Villeroy & Boch nos hace sentir como en casa, no importa donde estemos. Cada día se hace especial: ya sea un día de trabajo típico o una Navidad mágica. ¡Bienvenido a casa!

Descúbre todas nuestras colecciones entrando en nuestra página web

Compartir
Villeroy & Boch