8 tips para organizar un buffet de quesos

Los amantes del queso son legión. Y una tabla, o un buffet de quesos pueden ser el elemento diferenciador y que vuelva locos a tus invitados en una boda, en una cena en casa o en una de esas fiestas de verano que tanto te gusta organizar.  Así que si te apetece sorprender a tus invitados con una mesa de quesos, tan solo tienes que seguir estos sencillos tips que te traemos hoy hasta el blog de Villeroy & Boch.¿Comenzamos?

Primero. Decide qué forma vas a darle ¿Va a ser un buffet en toda regla con mesa independiente? ¿Va a ser una tabla de lo más completa que vas a colocar en el centro de la mesa, y que puede servirte incluso de decoración de la misma? ¿O vas a servirla durante el postre? Estas preguntas te ayudarán a aclarar la situación.

Consejos para montar un buffet de quesos

Segundo. ¿Cuántas variedades presento? Todo dependerá del protagonismo que el buffet vaya a tener en tu cena o evento. Pero lo mejor es poner entre seis y diez variedades de quesos como máximo. Menos, no tendría sentido si queremos tener una tabla o un buffet de quesos completo. Y más, puede ser demasiado de cara a los comensales y hacer que se pierdan los sabores y texturas entre tanta variedad ¿Porqué poner tantos quesos? Porque dado que no todos tenemos el mismo paladar ni los mismos gustos, así todos podrán elegir dentro del espectro de sabores y texturas que más les gustan.

Tercero ¿Y qué quesos pongo? Como bien sabrás, hay quesos para todos los gustos, y de todos los rincones del mundo. Pocos alimentos hay que tengan tal variedad de formas, texturas, aromas y sabores. Aquí, tendrás que decidir si haces una mesa temática, con quesos españoles, o franceses, por poner un par de ejemplos, o si prefieres un buffet o una tabla variada con quesos de distintos países. La selección puedes basarla en tus gustos personales, y en combinar quesos que sabes que son un acierto seguro, con variedades de quesos más extrañas diferentes para sorprender a tus invitados con propuestas nuevas.

Quesos

Cuarto. Opta por una mesa variada.  Intenta combinar texturas y sabores para que la tabla o el buffet no sea aburrido y repetitivo. No pongas todo quesos curados, ni todos los quesos cremosos. Haz una combinación variada y divertida para que tus invitados puedan elegir sin problema. Opta por diversificar dependiendo del animal del que procede la leche (oveja, vaca, cabra, búfala…), la textura (blandos, duros, semiduros, azules, untables…), la maduración (curados, tiernos, semicurados, etc), el tipo de corteza, la forma del queso…

Quinto. Cómo servirlo. Cada variedad de queso tiene sus propias características, y debe ser cortado de una determinada forma, y servido a una determinada temperatura para que podamos saborear todas sus propiedades. En este sentido, déjate aconsejar por los expertos que te han vendido los quesos para conseguir que tus invitados disfruten de los aromas, texturas y matices que ofrecen.

Tabla de queso

Lo peor, sin duda, es servir los quesos fríos y recién sacados de la nevera. Y cuidado también con la temperatura ambiente y el exceso de calor. Puede jugarnos una mala pasada, resecar el queso en exceso y arruinarnos el buffet.  Respecto a la forma de presentarlos, la cuña es la forma más habitual de presentar los quesos tiernos, semiduros o duros, conservando la corteza. Para los quesos blandos y untables, normalmente, el propio queso te hará de recipiente para que cada invitado pueda servírselo. En este punto, muy importante es no presentar los quesos ya extendidos en el pan. Este se reblandecerá y el resultado será terrible ¿Lo mejor? Colocar junto a los quesos un cuchillo y unas tostadas o rebanadas de pan para que cada invitado se unte el queso que desee.  En el caso de quesos como el Parmigiano, se sirve en lascas o en piezas irregulares.

Sexto ¿Donde presentarlos? Los quesos son resultones, y con un poco de imaginación, puede quedar un buffet ideal. Las tablas de madera son un clásico a la hora de poner los quesos. Y las bandejas de pizarra también son de lo más apropiado, además de las fuentes o de piezas de piedra natural. Para dar un toque diferente, también puedes poner una o varias bandejas de pisos de Artesano Original de Villeroy & Boch.

Séptimo. El maridaje. El queso de por sí, puede tener un sabor increíble. Pero en algunas ocasiones, maridado con otros alimentos, puede provocar sensaciones explosivas en el paladar. El profesional que te ha vendido los quesos te aconsejará con qué alimento marida mejor cada variedad, pero a nivel general, la uva, los higos, los frutos secos, el dulce de membrillo o las mermeladas son algunos de los complemento que más se suelen poner en las tablas y buffets de quesos. Tampoco hay que olvidarse de una cuidada selección de panes o panes y galletas crujientes en cestas de mimbre o en recipientes bonitos.

Buffet de quesos

Octavo. La decoración. Una mesa de quesos se presta al barroquismo con un toque rural, aportado por elementos como las tablas de madera o la pizarra. Para completar la escena, puedes poner algunos quesos enteros a modo de decoración, utilizar pizarritas para escribir el nombre de cada variedad, o pequeñas banderitas para marcar la nacionalidad de cada queso. Además, alimentos con los que vas a maridar, como las uvas, los higos abiertos por la mitad o los frutos secos te serán de mucha ayuda para terminar de darle ese toque especial al conjunto.

cómo montar un buffet de quesos

¿Te animas a preparar una tabla o un buffet de quesos? Como ves, te pueden sacar de más de un apuro al montar una fiesta o una cena, y los resultados pueden ser sencillamente espectaculares.

 

 

Compartir
Nacho Viñau Ena
Nacho Viñau Ena lalolasevadeboda.net
Wedding & Event Planner en La Lola se va de Boda y redactor freelance. Me gusta la decoración, el arte y comer bien. Me encantan las cosas bonitas, los sitios diferentes y las puestas de sol.