Para su construcción se necesitaron alrededor de 5.500 millones de dólares. A él acuden los multimillonarios más acaudalados del planeta. Con una decoración exquisita y única, un helipuerto privado y hasta nueve restaurantes –incluso uno de ellos bajo del mar-, pasar una noche en algunas de sus habitaciones puede llegar a costar hasta 40.000 euros. ¡Casi nada!

Existen alrededor del mundo hoteles exclusivos y de auténtico lujo solo accesibles para las personas más ricas del planeta. Grandes establecimientos hoteleros que brindan a sus clientes todo lujo de cuidados y comodidades. Decoraciones exquisitas hasta en los más mínimos detalles y la incorporación de la última tecnología como la perfecta aliada para ofrecer una estancia que recordar para siempre.

Y es que hoteles lujosos y caros hay muchos pero solo uno es el más caro del planeta. Se trata del Burj Al Arab en Dubai. Un hotel que también es el tercero más alto con 321 metros de altura. Se encuentra en una isla artificial a apenas 200 metros de la costa, en pleno Golfo Pérsico y comunicado con tierra gracias a una carretera construida para él. Su coste total ascendió a más de 5.500 millones de euros y su amortización fue cosa de unos pocos años debido a la multitud de millonarios que colapsan sus reservas, sobre todo personas procedentes del mundo árabe y vinculados al negocio del petróleo.

Fue construido en 1994 y su gerencia corre a cargo del entramado empresarial Jumeirah Group. En el momento de su construcción medía 320 metros de alturas. Sin embargo, sus constructores recibieron la noticia de que en China había un hotel con esa altura y queriendo ganar la partida, añadieron un metro más. Otra de sus curiosidades es su diseño exterior, en forma de embarcación a vela y construida de tal forma que hace que su enorme sombra no cubra la playa que se acuesta sobre sus pies.

¿Qué tiene este hotel para ser considerado el más caro? A parte de poseer hasta helipuerto privado, su decoración corrió a cargo de la prestigiosa diseñadora china Khuan Chew que utilizó como materiales estrellas el mármol statutario -el mismo que uso Miguel Ángel para sus esculturas-, paredes de oro, terciopelo, brillantes en el techo, luces multicolores, fuentes por doquier (hasta 30.000) e incluso, una sucesión de acuarios gigantes que forman parte del gran espectáculo que es visitar el hotel más caro del mundo, el Burj Al Arab en Dubai.

Y si hablamos de precios, las cantidades asustan. Tiene 202 habitaciones, una cifra que debido a su tamaño parece que no sea elevada sin embargo son todas grandes suites que ocupan áreas que van desde los 169 m2 a la más grande, 780 m2. Dormir una noche en el hotel más caro del mundo cuesta un mínimo de 2.500 dólares y hasta un máximo de 40.000.

Entre otras de sus particularidades, nueve restaurantes en los que trabajan alguno de los chefs más importantes del mundo. Y entre tanto restaurante destacan dos, uno situado bajo del mar ofreciendo una panorámica de la vida acuática en directo y llamado el Al Mahara. Y el Al Muntaha, situado sobre una plataforma voladiza en la parte superior del hotel ofreciendo las mejores vistas de Dubai. Ah, y como capricho, sus clientes pueden solicitar para sus traslados un Roll Royce, ¡casi nada!

 

Sergio Delgado
Sergio Delgado
Periodista freelance y experto en marketing. Apasionado de la decoración, del cine y los libros. Me encanta viajar y perderme en librerías con encanto. Descubrir rincones para recordar y lugares con alma. Aficionado primerizo del jazz y adicto al chocolate blanco.