El otoño suele ser la época de toma de decisiones tras haber pasado un verano más relajado. Hoy hemos pensado en traerte las 4 tendencias en alimentación que debes incorporar en otoño. Te ayudarán a cuidarte y a disfrutar de los meses previos a la Navidad.

  1. Recupera recetas tradicionales

Los dietistas-nutricionistas recomendamos volver a la cocina para preparar platos tradicionales y deliciosos. En realidad, se trata de recuperar algunas recetas heredadas de nuestra familia. Podemos plantear incluso mejorarlas y adaptarlas a métodos de cocción modernos que no impliquen mucho tiempo.

Con cierta frecuencia, los pacientes piensan que para bajar de peso han de sufrir, pero esto no tiene por qué ser así. El acto de comer no solo es necesario fisiológicamente, sino que nos proporciona disfrute. No deberíamos olvidar este aspecto tan saludable.

Debemos hacer hincapié en la educación nutricional. De esta forma, el paciente toma conciencia para seguir una alimentación saludable donde tienen cabida las recetas de nuestras abuelas, o las de nuestra propia familia. Las recetas tradicionales van cargadas de simbolismo, cultura y tradiciones. Merece la pena recuperar los recetarios de nuestras abuelas y madres.

  1. Programa visitas semanales a tu mercado

Es una manera fantástica para conocer qué alimentos son de temporada. Pero además, es perfecto para descubrir nuestra ciudad y su historia.

El mercado al que yo acudo es el de Atarazanas, en Málaga. Está dividido por secciones donde pescados, carnes y frutas no se mezclan. Es un lugar fabuloso para comprar los mejores productos y alimentos de otoño. Priman la calidad y la temporalidad.

Otra recomendación es ir andando al mercado y llevar el carrito de la compra para adquirir frutas y hortalizas y elaborar platos para toda la semana.

El hecho de ser respetuoso y sostenible  favorece llevar una alimentación saludable. Si necesitas más consejos de una dietista-nutricionista, puedes leer más información en  Nutrisana Educación.

3. Elige agua para almorzar y cenar

La bebida de elección de moda para acompañar el almuerzo y la cena es el agua. En casa está claro, y en la calle se consolida cada vez más como bebida ganadora entre los comensales.

Estos son los motivos principales:

  • Tiene cero kilocalorías.
  • No enmascara el sabor de los platos que comemos.
  • No contiene alcohol.

4. Elimina los azúcares añadidos de tu dieta

Comemos por encima de nuestras posibilidades. No solo por la cantidad de alimentos, sino también por la densidad de nutrientes de algunos de ellos repletos de azúcares añadidos que superan las recomendaciones de la OMS; es decir, no sobrepasar el 5% de azúcares libres de la ingesta calórica total diaria. Para reducir el consumo de azúcares, podemos tener pequeños gestos como no endulzar el café, la infusión o el vaso de leche.

Además, comemos alimentos llenos de grasas saturadas. Somos uno de los países europeos líderes en obesidad infanto-juvenil.

La obesidad no es culpa del paciente, se trata de una enfermedad multicausal. 

Ya tenemos claras las cuatro tendencias en alimentación que debes incorporar en otoño para comenzar el proceso de autocuidado. Ahora, solo nos queda ponerlas en marcha con una lista de la compra en la mano.

Compartir
Ana Márquez Guerrero
Ana Márquez Guerrero nutrisanaeducacion.com
Dietista-Nutricionista, dedicada a la práctica clínica en su consulta de Málaga capital. También imparte formación sobre dietética y alimentación, asesora a enfermos, familias y empresas. Es además enfermera y antropóloga.