Este mini estudio de diseño, estilo y lujo, refleja cómo en poco metros cuadrados se puede realizar una decoración llena de personalidad, con un aire neoclásico y moderno a la vez. Con dos dormitorios y con 73 m², la elegancia de este interior parte de los materiales utilizados. A veces el lujo simplemente son los detalles, las piezas utilizadas, la distribución que hace que los espacios se muestren serenos, en perfecto equilibrio y armonía.

La belleza de los detalles

Cada uno de los espacios debe contar con una belleza propia que atraiga. En su propuesta más fastuosa y exagerada,  se recrean atmósferas recargadas y excesivas donde el exceso de todo, desde el mobiliario hasta los colores, nos conquistan y nos emocionan. En este estudio apartamento, vemos como se intenta recrear todo ello con acierto y soltura. Un lujo tranquilo y lleno de buen gusto, donde destaca la esencia de la vivienda.

Sacando partido a los techos moldurados con retroiluminación, el pavimento en espiga, las molduras de las paredes…Con pocos detalles se puede alcanzar la sofisticación. La idea es utilizar piezas espaciales y singulares, situadas estratégicamente en cada espacio. No son necesarias muchas, ya que se intenta huir de la ostentación, pero sí que sean realmente exclusivas .

Su valor se encuentra en lograr que un espacio bello, pero sin ‘alma’ logre encontrar y atrapar en él la sofisticación y el buen gusto. Un complicado ejercicio de estilo decorativo.

Lograr mezclas eclécticas funciona

Conocido como fusión, se traduce en combinar piezas de diferentes estilos. Así pues, combinar low cost con piezas escogidas de grandes firmas, es la clave.  Ese detalle que bien elegido marca la diferencia. Mezclar y conseguir ese detalle que haga de un espacio algo diferente y ecléctico.

El uso de materiales como el mármol son un acierto que nos asegura la belleza y la elegancia del lujo. Telas y texturas maravillosas, capitoné, terciopelos, dorados… Este nuevo lujo, más audaz y medido, muestra un lado más extravagante de la vivienda. Un lado apto para quienes no tienen miedo de vivir al límite, en la fina barrera que separa el buen gusto del horror más absoluto.

Escoger piezas fuera de lo común, que conviertan algo cotidiano en algo excepcional dará a tu hogar un toque de personalidad. Un toque original y de diferenciación digno de cualquier interiorismo de lujo. ¿No crees?.

vía SHUBOCHKINI

Descripción: Soy Virginia, Arquitecta de interiores. Me dedico a crear ambientes a la medida de cada estilo de vida. Ecléctica por natura, tengo alma "vintage". Mil cosas al día me inspiran y de ello os hablaré en mi espacio.