En una sola planta, este ático de lujo en Sidney recientemente renovado y con increíbles vistas, muestra un estilo y sofisticación del más alto nivel. La calidez, el lujo y la funcionalidad son la clave de un interiorismo pensado al detalle. Decorar para crear una vivienda elegante y lujosa puede ser difícil y siempre pensamos que necesitaremos un presupuesto alto pero, no siempre tiene que ser así. Los interiores más modernos que combinan funcionalidad y un estilo exquisito, parten de los detalles. El diseño interior de una propiedad es sumamente importante ya que otorga a una casa su estatus y carácter general.

El interiorismo de vivienda de lujo

El interiorismo de viviendas de lujo como este ático, trata de aumentar espacios y ambientes a través de soluciones creativas de diseño mientras cumple las necesidades de sus ocupantes con el fin de mejorar su calidad de vida y experiencia de su hogar. El punto focal es lo primero que ve el ojo al entrar en una sala, así que tiene la función de llamar la atención inicial de la persona. Centrarse en uno de estos elementos ayuda a crear un interior visualmente interesante y agradable. En este ático, el punto focal es la circulación en ‘open space’ y la barra de mármol de la cocina que se abre al salón.

«La clave a la hora de diseñar un interior que satisface el estándar de lujo y elegancia, es prestar atención al detalle y la meticulosidad de los acabados. La temática o concepto principal en el diseño de lujo es el propio´lujo´: para que la idea tenga una consistencia fuerte, cada detalle debe ser cuidadosamente pensado.»

El concepto de sostenibilidad continua siendo un término popular en interiorismo. Cada vez se piensa más en las consecuencias medioambientales de su selección de materiales además de sus efectos estéticos.  Una de las principales características de este interior es el uso de la luz natural y el espacio como una ventaja. Así se establece una conexión más profunda entre el interior y el espacio exterior. Las vistas de este apartamento son maravillosas y se potencia con sus grandes ventanales y el reflejo de la luz en los acabados claros.

El lenguaje moderno y funcional juega con los techos en blanco foseados y con luz perimetral que amplia visualmente el interior. Toda su elegancia parte de la sencillez y la sobriedad, una de sus mejores armas para conquistar el buen gusto. Una vivienda elegante será funcional, cómoda y requerirá poco mantenimiento; pero no por ello dejará de presumir de carácter y estilo.

Siempre buscamos que la decoración de nuestra casa sea práctica, bonita y que resulte elegante a la vista. La practicidad es algo que conseguimos a base de pensar y planificar bien los elementos que incorporamos en cada estancia, teniendo en cuenta el uso que va a tener cada zona. Tener un interior lleno de elegancia y lujo no tiene por qué ser algo complicado.

vía real state

Descripción: Soy Virginia, Arquitecta de interiores. Me dedico a crear ambientes a la medida de cada estilo de vida. Ecléctica por natura, tengo alma "vintage". Mil cosas al día me inspiran y de ello os hablaré en mi espacio.