El funcionamiento de nuestro organismo está influenciado por diversos ritmos en los que vivimos inmersos.  El ritmo circadiano influye en la alimentación y en el funcionamiento biológico de nuestro cuerpo. La  producción de hormonas, la capacidad para dormir o estar despiertos, incluso el metabolismo de los alimentos, está relacionado íntimamente con estos ciclos día-noche.  El ritmo circadiano influye en la alimentación, podemos respetarlo para cuidarnos y mantener mejor nuestra salud.

Pero , ¿qué es la cronobiología?. Es la ciencia que estudia los procesos de sincronización que tenemos los seres vivos y nos ayuda a conocer la hora que es mejor para cada cosa.

Relojes biológicos internos: una hora para cada cosa.  

En la actualidad, tenemos unos horarios laborales o sociales que comprometen los horarios de funcionamiento que nuestro cuerpo tiene marcado en sus genes.

Funcionamos con unos relojes biológicos internos que ponen a trabajar o frenan las funciones fisiológicas en nuestro cuerpo. Estos relojes mandarán señales diferentes según el momento del día. Indican cuáles son las mejores horas para que nuestro cuerpo coma, duerma o incluso haga ejercicio. Es algo que traemos en los genes. Pero a veces ocurre que estos horarios no coinciden con los de nuestros trabajos. Puede ser que tengamos turnos de noche o que viajemos y suframos los efectos del jet lag. Entonces, hablamos de cronodisrupción y la salud se resiente padeciendo diferentes complicaciones como obesidad, diabetes o patologías cardiovasculares.

Hay  investigaciones que hablan sobre  el efecto positivo si se respetan los horarios biológicos marcados por nuestros relojes internos, y por supuesto, si se acompañan de hábitos saludables.

¿Cómo afectan los ritmos circadianos a la alimentación?

La luz solar pone en marcha mecanismos que activan nuestro metabolismo y multitud de funciones vitales.

Al despertarnos comenzamos a sentir apetito, nos marcamos unos horarios para desayunar, almorzar, cenar. Es el resultado de hacerle caso a lo que marca el reloj interno en relación a la alimentación: debemos ingerir alimentos y sacarles rentabilidad. En los estudios recientes sobre cronobiología se habla de la mejor utilización de las kilocalorías durante las mañanas, o del enlentecimiento en el uso de azúcares en las horas finales del día.

Los investigadores hablan de genes que nos hacen ser más matutinos o vespertinos, más alondras o más búhos. Nuestros ritmos internos, los horarios de nuestro reloj, son el resultado de nuestro cronotipo.

Se sabe que las personas con un cronotipo más nocturno tienen peor salud y si el estilo de vida es más caótico el resultado no es bueno. La genética no la podemos cambiar, pero si modificamos los hábitos de vida se podría mejorar la salud circadiana.

Tips de la cronobiología para ayudar a la salud

  • Respetar unos horarios regulares de comidas
  • Desayunar temprano
  • Almorzar antes de las 3 de la tarde
  • Cenar alrededor de las 8 de la tarde
  • No comer azúcares libres de noche
  • Cenas livianas
  • Dejar descansar durante toda la noche a nuestro sistema digestivo

Si bien es cierto que estos puntos pueden ser importantes para cuidar el peso y mantenerlo saludable, también hay que tener presente otros muchos aspectos personales y de salud de manera individual.

Seguiremos muy de cerca todos estos estudios sobre genética, epigenética, cronobiología y su repercusión sobre la salud para manteneros informados.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardar

Compartir
Ana Márquez Guerrero
Ana Márquez Guerrero nutrisanaeducacion.com
Dietista-Nutricionista, dedicada a la práctica clínica en su consulta de Málaga capital. También imparte formación sobre dietética y alimentación, asesora a enfermos, familias y empresas. Es además enfermera y antropóloga.