Como cada año en estas fiestas, os hablo de la Navidad. Un época en la que las celebraciones se suceden con platos especiales, festivos y familiares. Queremos disfrutar de la familia y amigos en este tiempo que llega. Por ello, os traigo 5 consejos para comer de lujo en Navidad y cuidar tu salud.

1.Desayuna los días festivos

Aprovecha los días festivos y disfruta de un desayuno “slow”, sin prisas. Dedícate tiempo para desayunar.

No debe ser un desayuno pesado y difícil de digerir. Piensa que luego vas a tener un almuerzo o una cena más copiosa y por ello no necesitarás comer demasiado. Si comes algo a la hora del desayuno vas a llegar con menos apetito a la comida festiva.

Te recomiendo que incluyas frutas frescas. Pica unas cuantas piezas de frutas de invierno y disponlas en una bandeja de desayuno bien bonita. Preséntalas de tal forma que resulte sencillo servirse y anime a comerlas.

2. Planifica el menú

En Navidad, las comidas y cenas que preparamos suelen ser para un gran número de comensales. Si no estamos acostumbrados a preparar menús para más personas puede ocurrir que por miedo a quedarnos cortos, sobre comida y postres.

Queremos evitar pasarnos el mes de enero comiendo dulces navideños. Lo mejor es organizar bien la compra. Incluiremos alimentos extraordinarios y de calidad. Propablemente sean diferentes a los que consumimos de manera cotidiana ¡Poca cantidad nos va a saber a gloria bendita!

3. Incluye vegetales en el menú

En Navidad, puedes preparar ensaladas maravillosas con ingredientes extraordinarios que no sueles comer de manera cotidiana. ¿Has visto la cantidad de germinados que hay en tu frutería? Pues nada, te animo a que los incluyas para dar un punto de diferencia a tu mesa especial. Le van a dar un toque peculiar de sabor a los mariscos, las carnes o los quesos.

Las guarniciones y acompañamientos de los platos principales pueden ser también verduras y hortalizas. Al horno con hierbas aromáticas queda realmente bien.

4. Las frutas siempre presentes

Pues sí, eso he dicho, las frutas pueden ser parte del postre el día de Navidad o la Nochebuena. Si nuestra salud nos lo permite (de esto tendremos  que hablar con nuestra dietista-nutricionista en consulta) también les podemos dar un toque festivo diferente y cubrirlas de chocolate de calidad.

Os animo a ofrecer fuentes de fruta fresca, troceada, junto a frutos secos y a frutas desecadas. Nosotros siempre ponemos una en casa y es todo un éxito.

5. Platos con las raciones servidas

Una buena ayuda para controlar y cuidar la cantidad de alimentos más ricos en calorías y azúcares es servir los platos con las raciones del alimento. Lo que hay en el plato es lo que voy a comer. Debemos evitar las bandejas de dulces navideños que incitan a repetir varias veces.

Se coherente con tus objetivos alimentarios en estas fechas. Si lo que quieres es bajar peso, probablemente te cueste un poco más en Navidad. Practica la perseverancia y cuídate día a día. Todos los pequeños pasos te ayudan en el camino de la salud.

Me despido de vosotros y os deseo una muy feliz Navidad y que el año que entra os traiga mucho amor, salud y properidad.

¡Feliz Navidad 2018 para todos!

Compartir
Ana Márquez Guerrero
Ana Márquez Guerrero nutrisanaeducacion.com
Dietista-Nutricionista, dedicada a la práctica clínica en su consulta de Málaga capital. También imparte formación sobre dietética y alimentación, asesora a enfermos, familias y empresas. Es además enfermera y antropóloga.