Dos jóvenes recién casados ​​han cumplido su sueño de comprar un apartamento espacioso cerca del centro de Estocolmo. Cómo lo configuran y qué ideas podemos tomar, lo descubrimos a continuación: elegancia escandinava en un apartamento “très chic”. La base principal de este proyecto, parte de la concepción minimalista. Un estilo sencillo y escandinavo con sofisticados detalles en madera y dorados, sobre un fondo blanco inmaculado. Para conseguir la integración de los muebles en un espacio pequeño, el mobiliario de cocina se hace a medida.

Una cocina completamente abierta al salón, donde la encimera y las traseras son de mármol. Su efecto, en contraste con los muebles blancos, delimita las áreas de preparación de alimentos. Pero también aporta dinamismo a la decoración.

Una isla en mitad del salón

Para aprovechar y ganar metros, pero a la vez delimitar el espacio, se ubica una isla en el medio de la cocina. Se pueden distinguir los muchos espacios de almacenamiento. Resulta ideal la parte trasera donde se diseña una especie de vitrina abierta, de fácil acceso a los vasos, platos o condimentos. Además, cuenta con detalles cromados como el grifo pesquero o el horno y la tostadora, completamente integrados. La decoración resulta alegre y cálida gracias a los acentos en oro de los marcos de fotos, o la lámpara de suspensión del comedor.

El suelo de roble, junto con las sillas de madera, aportan calidez al blanco ligeramente ‘estéril’ y frío de la sala de estar. Los sutiles toques de colores en las pinturas, los cojines decorativos y las plantas, están diseñados para adaptarse a los moldes y dar dinamismo a las líneas rectas de la decoración. La premisa, “menos es más”, discute con moderación los motivos dorados que se encuentran en los accesorios y en las pequeñas piezas de muebles. Traen calidez, elegancia, pero también cromaticidad a cada estancia del apartamento.

El dormitorio se rige por la misma paleta de colores, pero aquí sorprende el aporte de paredes de vidrio. El espacio que podría haber sido ocupado por un armario fue diseñado de tal manera que los zapatos, la ropa y los accesorios, fueran visibles incluso antes de abrir la puerta.  El cromo blanco grisáceo de la habitación toma calidez y elegancia chic con las cortinas de color amarillo pálido. La textura aporta la peonía blanca floreciente. Una pequeña zona de trabajo en el dormitorio continúa a través de su diseño simple, las líneas rectas y minimalistas del arreglo. El monitor también se puede utilizar como un televisor en las noches antes de dormir.

Todo el alicatado de mármol de las paredes y la bañera, es el mismo que en la cocina. Se crea, de esta manera, continuidad en el diseño y unidad entre los espacios útiles en la casa. ¿qué os parece este espacio tan elegante y lleno de luminosidad?

Fotos vía Jurnaldedesigninterior

Compartir
Virginia
Descripción: Soy Virginia, Arquitecta de interiores. Me dedico a crear ambientes a la medida de cada estilo de vida. Ecléctica por natura, tengo alma "vintage". Mil cosas al día me inspiran y de ello os hablaré en mi espacio.