La dieta baja en FODMAP es una dieta terapéutica, pobre en hidratos de carbono de cadena corta y fermentables. Los FODMAP ocasionan molestias a pacientes con determinadas patologías digestivas. La dieta baja en fodmap se usa en pacientes con sobrecrecimiento bacteriano (SIBO), malabsorción a fructosa, intolerancia a lactosa o sindrome de intestino irritable (SII).

El término FODMAP viene del acrónimo de Fermentable Oligisaccharides, Disaccharides,
Monosacchars And Polyols” (Oligosacáridos, Disacáridos, Monosacáridos y Polialcoholes Fermentables). Todos ellos son tipos diferentes de hidratos de carbono presentes en numerosas frutas, hortalizas, cereales o leguminosas.

¿Cuándo usar la dieta baja en FODMAP?

Es importante entender que estamos ante una dieta terapéutica, no es una dieta de moda o milagro. La dieta baja en FODMAD se usa solo en patologías o intolerancias con diagnósticos médicos. Además se emplea en casos de malabsorción de fructosa y sorbitol.

Los FODMAP están presentes en numerosos alimentos habituales en nuestra dieta mediterranea y saludable. Al eliminarlos en las etapas iniciales del tratamiento dietoterápico, de manera importante, corremos el riesgo de sufrir carencias nutricionales. El dietista-nutricionista debe supervisar de cerca el menú puesto que se elimiman bastantes hortalizas, frutas, legumbres y cereales. En consecuencia, a medida que el paciente se recupera, hay que ir guiándolo para reintroducir los alimentos ricos en FODMAP.

Alimentos ricos en FODMAP

Actualmente podemos clasificar algunos alimentos como ricos en FODMAP. No obstante, cada persona puede terner un nivel particular de tolerancia y necesitará la guía del profesional para las etapas de reintrodución de alimentos. Además podemos encontrar diferentes listados que sin el conocimiento nutricional preciso lo único que ocasiona es confusión.

Por ejemplo, veamos algunos cereales, frutas y verduras ricos en FODMAP:

  1. Cereales: Trigo, cebada y centeno. Igualmente todos los alimentos preparados con ellos.
  2. Frutas: Manzana, pera, melocotón, nectarina, albaricoque, paraguayo, mango, cerezas, sandía, caqui, ciruelas, pasas, frutos secos, frutas en almíbar o enlatadas en su jugo, zumos de frutas, elevada ingesta de fruta 
  3. Hortalizas y verduras: Alcachofa, espárragos, brócoli, coliflor, coles de Bruselas, champiñones, puerro, ajo, cebolla, guisantes, remolacha, col, hinojo, aguacate.

¿Qué puedo comer en una dieta baja en FODMAP?

La primera fase del tratamiento dietético‐nutricional con una dieta baja en FODMAP es restrictiva y dura unas 6 a 8 semanas. De todas maneras, también en esta fase, hay frutas y hortalizas que si podemos consumir.

  1. Frutas: Plátano, naranja, mandarina, limón, lima, uva, kiwi, fresas, frambuesas, arándanos, papaya o pomelo, suelen tolerarse.
  2. Hortalizas y verduras: Brotes verdes, tomate, judías verdes, acelgas, espinacas, calabacín, calabaza, pimiento rojo o berenjena, con frecuencia son tolerados.
  3. Otros alimentos sin lactosa, el arroz, el maíz, la quinoa o el trigo sarraceno también se pueden incluir. las carnes y los pescados blancos así como los huevos son aptos en las dietas bajas en FODMAP.

En la fase de reintroducción se irán presentando poco a poco y de manera ordenada diferentes alimentos para detectar el avance y bienestar del paciente.

Como conclusión final, recordaros que no es una dieta milagro. Es un tratamiento en el que como consecuencia de las restriciones alimentarias, pueden aparecer carencias nutricionales, de vitaminas, minerales y energía. No hagáis una dieta baja en FODMAP solos, acudid a un dietista-nutricionista que os ayude.

Compartir
Ana Márquez Guerrero
Ana Márquez Guerrero nutrisanaeducacion.com
Dietista-Nutricionista, dedicada a la práctica clínica en su consulta de Málaga capital. También imparte formación sobre dietética y alimentación, asesora a enfermos, familias y empresas. Es además enfermera y antropóloga.