Pr

¿Y esto, cómo me lo como sin llamar la atención? Seguro que en más de una ocasión, te has visto sorprendido por algún alimento que no sabías cómo comer sin perder la compostura; en una  comida formal, un cóctel o en una fiesta. Alimentos que manchan, que salpican, que pueden salir disparados, o directamente, que pueden ser un cuadro a la hora de comerlos ante la atenta mirada del resto de invitados.

De hecho, mucha gente opta por no degustar esos alimentos por mucho que apetezcan, para evitar situaciones incómodas en las que puedan mancharse, o provocar una situación desagradable. Para evitarlo, aquí tienes una serie de consejos prácticos para salir de un aprieto.

¿Nos acompañas en esta tourné de aquellos alimentos que pueden ponernos en una situación comprometida?

como comer ostras

Las ostras están cada día más de moda, sobre todo en fiestas, cócteles y bodas. Normalmente, los ostreros ya te las dan preparadas y listas para comer. Si estás en un restaurante o en una casa particular, hay que utilizar el tenedor. Con el fin de separar el molusco antes de comerlo, llevando la concha hasta nuestra boca. Se come sin sorber, dejando que la ostra, ya separada de la concha, se deslice suavemente en la boca. Existen también  tenedores de ostras (unos tenedores cortos y de tres dientes que tienen forma cóncava para evitar que la ostra se deslice).

Los caracoles son una delicia para unos, y un alimento repugnante para otros. El caso es que estos animalitos se deben comer utilizando unos pequeños tenedores diseñados para sacar el bicho de su cáscara. Eso sí, al proceder a la extracción, hazlo con cuidado para no salpicar y esparcir la salsa a tu alrededor.

´Cómo comer marisco

Para comer el marisco o las almejas, todo dependerá del protocolo que se nos indique al colocar tenedores específicos.  Si el marisco está presentado en bandejas, y nos ponen cubiertos específicos, el anfitrión ya nos está indicando cómo debemos comerlos.  En el caso de que necesites comer las gambas o los langostinos con cuchillo y tenedor, tendrás que cortar la cabeza y realizar un corte en la cáscara del lomo para despegarla. Si el anfitrión no ha dispuesto cubiertos, se nos está dando permiso para hacerlo con las manos. Eso sí, en ningún caso está permitido chupar las cabezas.

Si hablamos de moluscos con concha, como por ejemplo las almejas con salsa, también podremos hacerlo con las manos. En el caso de que no tengamos cucharas, ayudándonos con las propias conchas para cogerlas.  Para comer mejillones, muchos expertos en protocolo recomiendan utilizar el tenedor para comer el primer mejillón, y usar esa misma cáscara para comer el resto.

Las sopas, consomés y purés también provocan más de una situación incómoda. Según el protocolo, es de mala educación sorber la sopa. La clave está en comernos estos alimentos, y no sorberlos, llevándonos la cuchara hasta la boca. Si queda poca sopa, puedes inclinar de forma ligera el plato hacia ti, pero nunca hay que levantarlo de la mesa o llevarlo a la boca para bebernos la sopa o facilitar el acercamiento de la cuchara.

Protocolo en la mesa

Si en un cóctel sirven aceitunas o embutidos, está absolutamente permitido comer con las manos y prescindir de los cubiertos.

De todas maneras, si en alguna ocasión no sabes cómo proceder con un alimento y crees que puedes provocar una catástrofe, lo mejor es fijarte como lo hace el anfitrión o el resto de invitados, y así seguro que no llamas la atención.

Compartir
Nacho Viñau Ena
Nacho Viñau Ena lalolasevadeboda.net
Wedding & Event Planner en La Lola se va de Boda y redactor freelance. Me gusta la decoración, el arte y comer bien. Me encantan las cosas bonitas, los sitios diferentes y las puestas de sol.