Blanco y negro, separados son grandes aliados de la decoración, pero juntos son un binomio perfecto, capaz de adoptar un look elegante, sofisticado, nórdico...