Para dar la bienvenida al verano, visitamos una casa en la que el agua tiene un papel importante.  Se ha tratado como un elemento más que aporta sensación de amplitud a la vivienda gracias a sus reflejos y, al mismo tiempo, refresca la atmósfera. Es un proyecto de Ramón Esteve.

 

 

La casa se encuentra en La Cañada, una zona residencial cerca de Valencia. Se ha diseñado de forma que está protegida del exterior y, al mismo tiempo, abierta a su entorno más próximo para disfrutar de la vegetación que la rodea.

Grandes puertas de vidrio permiten la relación con el exterior. Están protegidas por lamas de madera orientables o correderas (que se ocultan en los muros) para controlar el soleamiento y las vistas desde el exterior. Los cerramientos perimetrales son gruesos muros de mampostería de piedra.

 

 

La carpintería se ha elegido especialmente para permitir la completa fusión interior-exterior cuando se desea ya que las hojas correderas se ocultan completamente en los muros desapareciendo los límites.

 

 

La vivienda tiene una planta cuadrada cuyo interior se ha vaciado y se ha abierto el perímetro creando un gran patio central (que recuerda a los atrios romanos) por el que se accede a la casa.  Este patio, además, organiza las estancias y las relaciona. Destaca en esta zona la gran lámina de agua en la que se refleja la fachada interior y el cielo, creando una imagen envolvente. De esta forma, el acceso a la casa es una experiencia agradable y refrescante.

 

 

En la cara opuesta de la vivienda se encuentra la piscina y el jardín. Se ha creado un gran voladizo longitudinal de hormigón blanco que supone el techo del porche en el que se han realizado dos perforaciones para permitir la entrada de sol. Gracias a estas zonas de sol y sombra se ubican las zonas de estar según la incidencia solar.

 

 

Al situar el acceso a la vivienda en el centro, la distribución de la casa queda claramente dividida en zona de día y zona de noche aunque se ha conseguido una conexión visual gracias a la transparencia del patio central. El pavimento continuo contribuye a la sensación de fluidez y el mobiliario (diseñado por Ramón Esteve Estudio) favorece la relación entre las estancias.

 

 

Muy interesante la relación entre privacidad y apertura, ¿no os parece?

 

Proyecto: Ramón Esteve

Fotos: Mariela Apollonio

Imágenes facilitadas por Ramón Esteve

Isabel y Manu Núñez
Isabel y Manu Núñez www.somosnextic.com
Isabel y Manu Núñez Periodistas especializadas en decoración, estilo de vida y tendencias. Consultoras de comunicación en este ámbito. Estilistas de espacios. Fundadoras del vídeomagazine Nextic.