En la actualidad (tras meses de pandemia y periodos de confinamiento) valoramos más que nunca los espacios al aire libre y el contacto con la naturaleza. Por eso, esta semana os mostramos esta vivienda unifamiliar que se integra completamente a su entorno. De hecho, el punto de partida del proyecto ha sido la intención de preservar las encinas y la vegetación existentes en la parcela, que se han vinculado a la edificación.  Así mismo, en el diseño de la casa, el planteamiento desde el inicio fue abrirla  al sur para potenciar la luminosidad de los espacios y disfrutar de las vistas.

El proyecto integral de arquitectura, interiorismo y paisajismo, así como la construcción, lo ha realizado Ábaton, que ha conseguido una total relación interior-exterior.

 

 

 

 

En la distribución interior se ha buscado conceder el máximo protagonismo a los espacios públicos de salón y cocina. Teniendo en cuenta la forma de vida de la familia, la cocina se ha convertido en el núcleo central y,  alrededor de ella, se estructura el resto de las estancias. Se ha creado un acceso semi-oculto desde estas zonas al área privada de la casa.

 

 

 

La vivienda, de 750 metros cuadrados, consta de dos plantas y sótano. En la planta baja se encuentra el área social y una habitación de invitados. La planta superior se ha reservado para zona privada, dividida en dos alas: por una parte, la suite principal y, por otra, tres dormitorios. Son dos volúmenes diferenciados que se relacionan con una pasarela sobre el patio. En esta planta, la cubierta del salón inferior se utiliza como patio exterior con porche.

 

 

A partir de dos muros estructurales de hormigón visto con encofrado de tablilla se forman distintos volúmenes adosados formando un patio central que permite juegos de sucesión dentro y fuera.

El sistema constructivo utilizado se basa en una estructura de madera maciza, con muros estructurales de 12 centímetros de espesor, que permiten la ausencia de pilares. Son piezas prefabricadas a medida que se ensamblan perfectamente y ofrecen a la vivienda una alta eficiencia energética. En el interior, la madera estructural vista en algunos paramentos genera una sensación cálida y acogedora.

 

 

 

 

El proyecto global ofrece una interesante fusión interior-exterior para disfrutar plenamente del entorno. ¿No os parece?

 

Fotos: Belén Imaz

Imágenes facilitadas por Ábaton

 

Isabel y Manu Núñez www.somosnextic.com
Isabel y Manu Núñez Periodistas especializadas en decoración, estilo de vida y tendencias. Consultoras de comunicación en este ámbito. Estilistas de espacios. Fundadoras del vídeomagazine Nextic.