Hoy en el blog Compartimos con vosotros la entrevista al arquitecto y diseñador Hector Ruiz-Velázquez. Un profesional reconocido en nuestro país con proyectos tan emblemáticos como Ford Vignale Experience o el Ritz Carlton Glenfiddich.

Un recreador incansable de espacios habitables. Un creador de lugares donde vivir, disfrutar y compartir. Un ser que imagina cosas constantemente para luego empeñarse en hacerlas realidad. Y lo mejor de todo, y donde más disfruta, es en el proceso de realización de las obras. Desde el inicio, hasta donde quieran llegar los clientes.

¡Allá va!

¿Cómo llegaste al mundo de la arquitectura?  

De forma natural, es algo que me acompaña desde siempre. Mi atención se posó desde muy niño en las formas que podía modelar, apilar, pegar, cortar, amontonar. Mis padres tuvieron colgada durante muchos años una maqueta que representaba muy bien ese inicio innato. Hay obras que expresan más que las palabras.

El diseño para ti es.

Todo, cualquier cosa que sea susceptible de transformación y mejora, que suponga la atracción de una mirada y que implique o sugiera una revisión de esta, se convierte en un reto para mí, sobre todo si necesita un techo, una pared o un suelo, por ejemplo, nuestro proyecto para FORD España.

Un diseño que siempre te emocione…

Aquel en el cual el blanco está presente, y sea lo que da sentido a la obra. El concepto de un manto blanco que recubre el espacio dando presencia y ausencia a la vez, que deja transpirar lo que hay debajo como un velo, me fascina. Ejemplos el ático Ruiz Maasburg , la casa cerámica o el Showrrom Alvic en Madrid

Tus diseños están llenos de color y atrevimiento – ¿hay alguna combinación con la que aún no te hayas atrevido?

Hay muchas combinaciones que por supuesto todavía no he explorado. Las combinaciones estéticas y formales son infinitas porque dependen de muchas cosas, situaciones y coyunturas que las matiza, condiciona y enriquece.

En términos de colorismo – ¿cuáles crees que van a ser las tendencias más fuertes esta temporada?

Creo que nos adentramos en una época donde el despertar y las ganas de disfrutar la vida se transmitirá en aquello que construyamos tienen nombres propios. La luz, pero también los contrastes, los colores tierra para algunos, así como los tonos más vivos y tecnológicos para otros. Cada vez más las paletas de color se personalizan, y los autores debemos entender y percibir que nos piden y que necesitan nuestros clientes.  Si tengo que decir alguno aquellos que contengan en su base amarillo, naranja, colores tierra que os haga vibrar que den luz para que nos hagan sentir positivos, vivos y alegres. Que den calidez, optimismo y esperanza, por ejemplo, nuestro proyecto para ALVIC Maderalia.

¿Qué papel crees que va a ir ejerciendo en vuestro trabajo el nivel creciente de requisitos energéticos y medioambientales en la arquitectura?

La arquitectura es un agente activo con gran responsabilidad en este tema, en otras épocas constructivas la cantidad y el tiempo muchas veces primaba conceptual y productivamente. Ahora existe una conciencia colectiva que facilita el planteamiento no solo energético sino de conexión natural imprescindible en nuestros espacios. Es un buen momento para hacer bien las cosas, por ejemplo, nuestro proyecto de hotel para la marca Niessen.

Entre todos los elementos que intervienen en un espacio, la distribución, los colores, los materiales, ¿con cuál te quedarías?

Imposible escoger, la arquitectura es sin duda un compendio de muchos factores. De todo el arte, la arquitectura es con bastante diferencia por su uso y funcionalidad, la gestora de obras que requieren muchas perspectivas y la gestión de innumerables factores conectados, elementos que se han de sostener no solo física sino también estéticamente y emocionalmente.

¿Podrías confesarnos qué proyectos han sido los que más has disfrutado?

 Siempre digo el último con una sonrisa, porque es en el que recientemente he aplicado, disfrutado y vivido la experiencia más intensa por proximidad temporal, pero cada uno de ellos se muestran en el siguiente, es el concepto evolutivo histórico de Bernardo de Chartres. Si te tengo que decir alguno el proyecto Bluemoon Bar, los proyectos para Whirlpool o el proyecto que inauguramos el mes próximo la Residencia Winnegar, en República Dominicana.

¿Qué proyecto te gustaría realizar que todavía no hayas hecho?

Me gustaría que la vida me sorprendiera, siempre ha habido algo inesperado que me ha exigido mayor profesionalidad y que ha llevado mi actividad a otro nivel. Es en eso en lo que me enfoco, en proyectar lo que asumo. Si os tengo que decir alguno es un aeropuerto espacial.

¿Cuáles son las tendencias fundamentales en este momento en materia de arquitectura? ¿Y en el sector Bath & Wellness?

Espacios multifuncionales, abiertos, conectados al interior y al exterior, con opción para mantener el equilibrio, la reflexión personal y sobretodo que nos permita, si me permitís la metáfora tecnológica, cargar nuestras baterías en hogares eco-friendly, por ejemplo, nuestro proyecto para GRAN VIA.

ara vosotros, ¿cuáles son las características principales que debe tener un cuarto de baño?

El cuarto de baño sustenta la intimidad más profunda del individuo, así también como los gestos cotidianos de una familia al levantarse con sus hijos. Es el lugar donde el hombre y la mujer se desposeen de muchas de las capas que nos exige la sociedad para ser ellos mismos, y aunque sea por minutos allí se ven, se entienden. La arquitectura necesita reproducir esa funcionalidad, escenificar espacios donde puedan darse estos momentos.

¿Cómo se relaciona esta estancia con el resto de la casa en vuestros proyectos?

Posiblemente ese mismo concepto de intimidad que hemos comentado antes, es uno de los puntos de partida esenciales de la decisión de configuración de todo el espacio. Así también como las limitaciones de suministros del propio edificio, y otras instalaciones. Hay una parte técnica ineludible que condiciona en general todas las distribuciones, especialmente el baño y la cocina, y por otra parte está el reto como arquitectos de expandir y armonizar todas las estancias y las posibilidades del inmueble.

Sabemos que las costumbres han ido cambiando con el tiempo cuando se trata de los espacios de reunión familiar dentro de casa. ¿Cómo decidís dónde diseñar el espacio que por excelencia será en el que comerán y se reunirán los miembros de una familia?

 Como todas las otras, en conexión. Cuando me enfrento a una distribución lo primero que necesito entender es quien o quienes van a disfrutar de los espacios, y como los habitan, cuál son sus costumbres, sus rutinas. Me siento muy reflejado en mi propia experiencia, porque de ser hijo único he pasado a tener una familia numerosa, lo que implica que puedo situarme en ambos extremos. Lo que sobre todo hago es escuchar a quien y para quién hago el proyecto. Mi arquitectura se basa en el movimiento, en el dinamismo, no es una arquitectura estática e inamovible, es decir ni cuando ya está construida la casa, eso no significa que no se pueda mover, cambiar. Todo eso proyectado desde el principio hace que la vida de los espacios sea muy diferente, más eficaz y eficiente durante su existencia.

 

Villeroy & Boch