En el mundo de la arquitectura, del interiorismo y de la decoración se han sumado de forma importante a la sostenibilidad para contribuir a respetar el medio. Lo vemos a diario en las colecciones que lanzan las distintas firmas, apostando por materiales naturales, eco, reciclados… y también vemos como los  criterios passivhaus se van imponiendo en las nuevas construcciones. Esta semana os traemos el ejemplo de una casa que es un ejemplo de bioarquitectura y biointeriorismo.

Proyectada por la interiorista Pia Capdevila, esta vivienda está situada a 10 kilómetros de Barcelona y que ha sido diseñada para poder ser fabricada con materiales libres de tóxicos, y con un consumo energético nulo, ya que autorregula su temperatura. Y su orientación sur también ayuda a rebajar el consumo de energía.

Arquitectura sostenible

La vivienda sigue el tipo de construcción passivhaus o casa pasiva, aprovechando al máximo la luz solar, para conseguir que la vida en el interior de la vivienda requiera del mínimo de consumo energético. Por eso, se crearon grandes aperturas en la pared de la fachada, y tres ventanas de doble cristal de baja emisión relleno de gas argón permiten capturar el calor del sol.

Para favorecer el aislamiento, la casa está recubierta de una capa de corcho. Y la ventilación cuenta con doble flujo con recuperación de calor, uno de entrada de aire que desemboca en la sala de estar y en los dormitorios, y otro de extracción de aire de la cocina y de los baños. El aire de entrada llega filtrado de polen y polvo, y los techos son especialmente altos (3,30 en la planta baja, y más de 4 m en la superior). Estas medidas permiten que se mantenga la temperatura, y que no se haya instalado ni aparato de aire acondicionado ni calefacción.

Decoración sostenible

En lo que respecta a la energía eléctrica, la vivienda está conectada a la red general, aunque la casa está equipada con nueve paneles solares instalados en el tejado que producen diez veces más energía de la que consumen sus propietarios en un año. En la cocina, también destacan dos encimeras

En cuanto a la energía eléctrica, a pesar de estar conectados a la red general, la vivienda se ha equipado con nueve paneles solares situados en el tejado que producen diez veces más energía de la que consumen los propietarios en un año. En la cocina se han instalado dos encimeras: una eléctrica para usar durante las horas de sol y una de gas butano para los días de menos luz solar.

Vivienda sostenible

En lo que respecta a los materiales, para construir y decorar esta vivienda se han usado materiales 100% naturales, y sobre todo, de proximidad. Y todas las decisiones estéticas se orientan a decorar apoyando una economía circular. Por ejemplo, la carpintería de la vivienda se ha hecho en madera natural, o en el caso de los textiles, se ha utilizado lino natural y algodón. Las alfombras también son de fibras naturales.

Con la decoración de la vivienda se ha apostado por el menos es más, manteniendo solo lo que es necesario, diseñando una casa abierta y sin puertas para que todo el espacio se relacione de forma abierta y fluida. La estética, es neutra y moderna.

Casa bioclimática

Como la mayor parte de las paredes están descuadradas por el plano irregular de la vivienda, muchos de los muebles se han diseñado a medida para ayudar a regularizar y situar estéticamente el mobiliario auxiliar respecto a las paredes para evitar la sensación de desorden.

Una vivienda urbana y sostenible en la que se han cuidado al máximo los detalles constructivos y estéticos para crear un ambiente confortable, luminoso y fluido.

Nacho Viñau Ena lalolasevadeboda.net
Wedding & Event Planner en La Lola se va de Boda y redactor freelance. Me gusta la decoración, el arte y comer bien. Me encantan las cosas bonitas, los sitios diferentes y las puestas de sol.