¿Mezlar texturas? ¡Sí!

Una clave infalible a la hora hora de proyectar el interiorismo y decoración de una vivienda y convertirla en un auténtico hogar, es usar una dosis de mezcla de textura y colores. Una buena mezcla nos ayuda a imprimir en nuestra casa ritmo, volumen y vida. Aquella época en la que techos y paredes se usaban el mismo acabado y los colores de todos los textiles eras planos se han acabado. No quiere decir que los tonos neutros se vayan a dejar por completo de lado, pero si se van a enriquecer con las texturas, patrones y colores. Porque, sin ninguna duda, las mezclas enriquecen siempre los espacios. Además, aportan personalidad, lograr que materiales aparentemente contrarios se complementen es cómo si hicieras magia, no sólo se complementan, sino que crecen juntos. Materiales naturales como la arcilla, lino, madera juegan en el mismo espacio con latón, cristal, laca y con patrones, colores y geometrías.

Cuando combinamos materiales, todo forma parte del conjunto. Por ejemplo, al utilizar las molduras en nuestro techo, hemos conseguido que la superficie de éste deje de ser un lienzo en blanco aburrido, para convertirlo en una zona con mucha personalidad. Los juegos de luces y sombras que se originan con la luz, convierte la habitación en diferentes escenarios dependiendo de como le incida la luz. En las paredes, hay infinidad de posibilidades, el papel pintado puede ser con dibujos y colores, pero también un papel con textura cambiará por completo la sensación del espacio, siendo más acogedor o más sofisticado. También hay elementos naturales como la arcilla o la cal que se aplican en paredes y su terminación además puede ser más o menos rugosa logrando acabados que transmitan sensaciones diferentes. En cuanto a los tejidos tenemos infinidad de posibilidades y mezclar un terciopelo con un lino es una combinación que en principio resulta chocante pero que combinan perfectamente, una cortina con estas dos texturas es una mezcla que enriquece o un yute un material más rústico nos aporta esa conexión con la naturaleza. Al mezclar tejidos y patrones, no tienen por qué ser iguales existirá un hilo conductor, puede ser un color que se repite, tonalidades similares o algún motivo.

El éxito decorativo en cualquier espacio basándose en esta tendencia tiene también su riesgo, no hay que abusar de las mezclas ya que puede generar desorden y caos visual, pero una mezcla acertada logrará un proyecto espectacular.

Texto:

Eva Jurado Ventosa

María Díaz Leguina

Proyecto: CasaDecor 2021

Fotos: Carla Capdevila

Villeroy & Boch